Raúl es mestizo, mitad vampiro mitad humano, pero su parte humana está mucho más potenciada y logra controlar su parte vampírica. Mi personaje lo controla muy bien, tiene muy bien definida su elección hacia la humana e, incluso, respecto a sus compañeros, es el que tiene que calmar algunas situaciones.

¿Cómo ha sido meterte en la piel de Raúl?

Bueno, no me lo había planteado, aunque la interpretación siempre me había llamado la atención, pero lo veía más como una profesión futura, pero se presentó la oportunidad y no lo dudé.

Este personaje y esta temática vampírica me animaron a participar en ‘No soy como tú’ ya que es una oportunidad de sacar, en un momento dado, esa parte animal que todos tenemos. Es un lujo poder interpretar a un vampiro, siempre me ha apetecido.

Para interpretar a Raúl he ido viendo películas y sacando cosas de unas y otras, pero al final he hecho lo que me ha salido y espero que guste (risas).

¿Te gustan las películas de vampiros?

Sí, siempre me han llamado la atención las películas y los libros de temática vampírica, sobre todo por esa parte salvaje dentro de lo que es el ser humano, ese instinto animal despierto. También por ese misterio que les envuelve, temática me encanta. Estoy muy al día de todo lo que va saliendo y a ver si pongo mi granito de arena con ‘No soy como tú’ (risas).

Las comparaciones con ‘Crepúsculo’ son inevitables…

Es verdad que hay cosas que coinciden, como la temática vampírica en torno a una historia de amor, pero aparte de esas dos cosas es una película totalmente diferente. Personajes, elementos… la gente lo verá y espero que cuando lo hagan sea ‘No soy como tú’ y no copia de nada, que vean que es un proyecto diferente.

¿Qué te parece que te puedan comparar con Robert Pattinson? ¿esperas esa acogida de la gente?

Yo doy mis pasos y hago mis cosas, es lo que entiendo, si los demás desde fuera quieren comparar o poner otros nombres… Yo lo hago en base a mí mismo y me quedo con la experiencia vivida.

¿Esperas que tenga un éxito parecido al de ‘Crepúsculo’?

No me he creado ninguna expectativa y no me he dejado llevar por otras influencias. Tengo muchas ganas de verla y mucha ilusión de ver si funciona.

Ahora te gustan los vampiros pero… ¿de pequeño te daban miedo?

(Risas) De pequeño me gustaban más las comedias que las pelis de miedo, a los vampiros no les hacía mucho caso. Cuando no te centras en esa parte que te puede dar miedo sino que te centras en otra parte como la sensual, ese contacto animal que tienen, agresivo pero con amor (risas). Los vampiros tienen más cosas aparte de la de dar miedo y que tienen más atracción.

¿Cómo ha sido trabajar con un premio Goya como Alberto Amman?

Ha sido un lujazo. He notado mucha diferencia entre nosotros, los actores noveles, y él. Si que notas que Alberto tiene un gran rodaje en esta profesión. Eso hace que te metas en su onda y puedas hacerlo mucho mejor.

Alberto sigue aprendiendo con cada trabajo que hace, pero también te está enseñando con todo el bagaje que tiene. Ha sido un rodaje muy divertido y relajado, se ha creado un equipo técnico muy unido, ibamos a trabajar contentos sabiendo que estamos empezando y que si nos equivocábamos no pasaba nada porque había gente que te nos iba a ayudar. Ha sido un placer poder trabajar así.

Pero… ¿de qué va ‘No soy como tú’?

Trata de todo lo que gira al mundo de los vampiros, pero aparte de eso, sería una película totalmente válida sin tener el elemento vampírico ya que es una historia de juventud y amor que la presencia de los vampiros lo que consigue es que sea más intenso y mucho más extremo, pero es una historia que pasa todos los días.

¿Te vamos a ver con dientes de vampiro?

No lo puedo decir (risas).

Estas empezando en este mundo pero… ¿hay algún actor que te guste como actúa?

Me llama mucho la atención Bill Murray, pero más que como se expresa es por lo que me transmite. Veo más al actor que al personaje y me llama la atención como tiene dominada la actuación.

¿Has dado clases de interpretación?

No porque todo fue un poco repentino, pero claro que me gustaría porque me faltan muchas bases y muchas cosas. Tampoco quiero coger un método concreto, prefiero crearme mi estilo, pero si que me gustaría apuntarme a algunas cosas como expresión corporal, proyección de voz…

Y lo de morder ¿cómo lo has llevado?

Muy bien la verdad (risas) porque siempre ha sido algo que he tenido muy presente como expresión de amor. No ha sido muy nuevo (risas).