“Cuando las investigaciones policíacas llegan a un callejón sin salida, un grupo de ciudadanos voluntarios trabaja para ponerle nombre a los olvidados”. Con estas palabras comienza cada capítulo de Sin identificar, una serie de intriga que laSexta estrena el próximo domingo, 4 de julio, en prime time. Protagonizada por el actor Christian Slater (El nombre de la rosa) y producida por Jerry Bruckheimer (CSI, Piratas del Caribe), la ficción está basada en la labor de un grupo de detectives voluntarios de Chicago que trabajan para descubrir a los asesinos de las víctimas sin identificar que están a punto de ser enterradas bajo un seudónimo. Más de 9 millones de espectadores siguieron el estreno de la serie en EEUU, cuyo título original es The Forgotten.

Sin identificar refleja una dura cara de la realidad: existen 40.000 víctimas sin identificar en EEUU. Para evitar que esto ocurra, la serie plantea la existencia de grupos de ciudadanos voluntarios que trabajan para identificar a estas personas y descubrir quién fue el culpable de su muerte. Se hacen llamar La red de los olvidados y, gracias a ellos, muchas personas dejan de ser enterradas bajo el nombre de Jane o John Doe.

La serie, narrada por las propias víctimas protagonistas de cada caso, relata la labor de uno de estos grupos, situado en Chicago y liderado por Alex (Christian Slater), un antiguo policía atormentado por la desaparición de su hija. El equipo se reúne en cafeterías y en sus propios hogares para poner en común las pistas y estrategias de cada caso. Todos los miembros del grupo colaboran como verdaderos profesionales y trabajan mano a mano con la detective Russell (Rochelle Aytes), la persona que les facilita toda la información sobre el caso y les detalla los puntos en los que la Policía fracasó.

Alex, gracias a su experiencia como investigador, estudia cada detalle de la muerte de la víctima para saber cómo vivía, de quién se rodeaba y cuáles eran los motivos del asesino para matarla. Con el tiempo justo, el grupo trabaja contrarreloj para identificar a la víctima antes de que sea demasiado tarde.

Cada miembro del grupo posee sus propias razones para haberse unido a esta red voluntaria. Alex, retirado de la Policía, actúa movido por el dolor que le produjo la desaparición de su hija y la necesidad de ayudar a otras personas en su misma situación. Candance (Michelle Borth), sin embargo, es una joven impulsiva que decidió dejarlo todo atrás para dar un gran giro a su vida. Lindsey (Heather Stephens) pretende con su trabajo pagar por el crimen que cometió su marido y por el que está encerrado en prisión. Walter (Bob Stephenson), un trabajador de telefonía, disfruta en cada investigación, que es su pasión frustrada. Tyler (Anthony Carrigan), por el contrario, necesita aportar sus conocimientos como escultor para conseguir la libertad condicional.