“Águila Roja” regresará muy pronto a TVE con más dramatismo en las tramas, más tensión entre los personajes y cargada de acontecimientos que sorprenderán a la audiencia por lo inesperado de los mismos y de quienes los protagonizan. Los nuevos capítulos de esta ficción, producida por TVE con la colaboración de Globomedia, estarán llenos de sobresaltos: personajes que no son lo que parecían, más intrigas palaciegas e inesperados giros argumentales. Acontecimientos delirantes como la llegada del fin del mundo y la enajenación de las gentes que, en su ignorancia, se dejan llevar por las supersticiones, conducirán a situaciones escalofriantes. El primer capítulo de la tercera temporada se preestrena en Vitoria en el marco del II Festival de Televisión y Radio, con asistencia de sus principales actores.

La próxima temporada cuenta con la colaboración de Alberto San Juan, Manuela Velasco y Mónica Cruz, que interpretarán a Víctor, marido de Margarita; Eugenia, antigua amiga de Juan; y Mariana, la aguerrida mujer de un pirata, respectivamente.

La vida de Águila Roja correrá serie peligro

En la tercera temporada, Águila Roja verá peligrar seriamente su vida y será más vulnerable que nunca cuando alguien de su entorno más cercano descubra su verdadera identidad. Además de esta inminente amenaza, poderosos contrincantes esperan al héroe, que deberá luchar por su vida con más ahínco que nunca en varias ocasiones: unos vampiros de fuerza descomunal y el Comisario, su propio hermano y más acérrimo enemigo, serán alguno de los rivales que le tendrán a su merced.

En lo que respecta a la incansable búsqueda de sus orígenes, Gonzalo hará importantes avances. La clave está ahora en descubrir la procedencia del apellido de su madre, Montignac, y averiguar si alguien de su familia permanece aún en la villa. Sólo el Rey sabe que Gonzalo y el Comisario son hijos suyos, nacidos de su matrimonio con la aristócrata francesa Laura de Montignac.

La Marquesa se enfrenta a trances que la sitúan al borde de la desesperación

La Marquesa pasará sus horas más bajas sometida a terribles vivencias personales y a la presión que los poderosos ejercen sobre ella. Esta situación sorprenderá a los seguidores de la serie, acostumbrados a la fortaleza de carácter de este maquiavélico personaje. Lo mejor y lo peor de Lucrecia saldrá a la luz en los nuevos capítulos.

La Marquesa, visiblemente contrariada por la boda del Comisario, al que ama a pesar de todo, se enfrentará a la familia de su difunto marido, que reaparece inesperadamente para arrebatarle lo que más le importa: su hijo Nuño y sus posesiones. Por otra parte, sufrirá las presiones de la Monarquía, que, entre otros servicios, le encarga custodiar la amenazada vida del heredero al tono. Y en dos escalofriantes episodios veremos a la Marquesa víctima de un pueblo enajenado por la supuesta llegada del Apocalipsis.

El Comisario descubrirá que Nuño es hijo suyo

El Comisario, casado con su propia hermana sin saberlo, optará por respetarla un tiempo prudencial sin saber que ésta ya ha iniciado relaciones con Martín, el jardinero del palacio y sobrino de Catalina del que está secretamente enamorada.

Mientras, la Marquesa le confiesa que él es el padre de Nuño. Feliz por la noticia, el malvado Comisario se mostrará más protector que nunca hacia Lucrecia y el hijo de ésta, permaneciendo a su lado en los peores momentos. Pero Irene, la joven y bella sobrina del Cardenal Mendoza, sigue siendo una tentación difícil de resistir.

Margarita se debate entre varios amores a los que ahora podría sumarse el héroe enmascarado

Aunque comprometida con Juan, el médico de la villa, Margarita decide volver con Víctor, un marido al que no ama y al que creía muerto, para evitar conflictos. La cuñada de Gonzalo se ve acorralada entre los sentimientos hacia su prometido y la presión de su esposo. A ello hay que sumar el amor que el fondo siempre sentirá hacia el maestro. Las decisiones que tomará Margarita, en ocasiones drásticas, sorprenderán a los telespectadores.

Para complicar aún más las cosas, Margarita besará al héroe enmascarado en un momento de intimidad sobre los tejados de la ciudad.

Sátur se dispone a embarcarse hacia a las Américas en busca de su familia

Sátur, el fiel escudero de Águila Roja, decide abandonar a la familia que le ha acogido durante tanto tiempo para ir en busca de la suya propia. El criado de Gonzalo pretende enrolarse en una expedición que sale en breve hacia las Américas con el objetivo de encontrarse allí con Estuarda y su hijo Gabi.

Cipri, cada vez más trastornado

El tabernero, uno de los vecinos más bonachones de la villa, ha perdido parte de su natural buen carácter y alegría de vivir al ser abandonado por su mujer. Desde entonces, enloquece al ver a Inés en apariciones que cree fruto de su imaginación. Su comportamiento se volverá tan errático que Sátur, su mejor amigo, verá en Cipri al responsable de los asesinatos de unas prostitutas a las que el posadero visita con la inocente intención de hablarles sobre su mujer desaparecida.

Las intrigas palaciegas se multiplican

En la tercera temporada de “Águila Roja” crecen las intrigas palaciegas, protagonizadas por el Rey, el Cardenal y la Marquesa principalmente. Estas tramas se suman a las aventuras en las que se ve envuelto Águila Roja, a las historias de amor cada vez más complejas, y al toque de humor que pone el personaje de Sátur.

El ambicioso Cardenal Mendoza maneja la información que posee sobre el pasado sentimental del Rey con Laura de Montignac, la noble de origen francés con la que tuvo varios hijos, para chantajearlo con el objetivo de conseguir el apoyo de la Corona española en su ascenso al Papado.

Por su parte, la Monarquía utilizará las habilidades e influencias de la Marquesa. El Rey le encargará una truculenta misión para vengarse del Cardenal Mendoza, y la propia Reina, que es consciente de que Lucrecia es la amante del monarca, le confía la vida del heredero al trono.

En Palacio, donde por orden del Cardenal se quedan a residir el nuevo matrimonio formado por el Comisario e Irene, Catalina espera angustiada el momento en el que el marido descubra que la joven no es virgen. Será entonces cuando la vida de su sobrino, el verdadero amor de Irene, penderá de un hilo.

A pesar de la actitud protectora del Comisario hacia La Marquesa, ésta mantiene relaciones sexuales con todos aquellos hombres de los que puede obtener algún beneficio. El propio Rey de Francia será uno de sus amantes con la intención de hacerle cómplice de una conspiración contra el Rey español.

Nuevos personajes

Alberto San Juan es Víctor, el marido de Margarita

Víctor es un hombre de oscuras intenciones que reaparece cuando todos le daban por muerto y que intentará recuperar el amor de Margarita, una mujer a la que sólo ha proporcionado sufrimientos y a la que abandonó hace tiempo.

El personaje, que se presenta como un valiente soldado en el último capítulo de la pasada temporada, confraterniza con Juan, su superior, durante la batalla contra los portugueses. Ambos están a punto ser fusilados y salvan la vida en el último momento gracias a la intervención de Águila Roja.

Víctor interfiere de forma radical en la relación entre Juan y Margarita, convirtiendo a ésta en una mujer casada que, por lo tanto, debe permanecer a su lado y renunciar a su compromiso matrimonial con Juan. El médico hace todo lo posible para que Víctor renuncie a su mujer, pero éste está dispuesto a recuperar el tiempo perdido. Margarita decide irse con él para evitar más enfrentamientos cuando le surge la oportunidad de librarse de Juan.

Manuela Velasco es Eugenia de Molina, la rebelde duquesa de Monfragüe

Eugenia es amiga de Juan desde la infancia. Siempre existió una relación de gran confianza y complicidad entre ellos. De familia aristócrata, nunca se comportó de forma acorde a lo que se esperaba de ella: jugaba a luchar con espadas y trepaba a los árboles cuando era niña. Al hacerse mayor comenzó a mostrar cierta rebeldía.

Optimista y vital, Eugenia comparte con Juan el carácter un tanto rebelde. Fueron novios cuando eran muy jóvenes pero, aunque todos esperaban que la relación se formalizase, el compromiso nunca se produjo. La joven ha tenido muchos pretendientes pero siempre los rechazó, pues sigue enamorada de Juan.

Mónica Cruz es Mariana, la mujer de un pirata

Mariana es la mujer de Richard Blake, un famoso pirata que siembra el terror entre los navíos españoles. Aunque nacida en el seno de una familia noble, renunció a su posición social y a una vida resuelta cuando el pirata inglés se cruzó en su camino. Mariana seguirá a Blake surcando los mares en busca de fortuna.

Mujer decidida y valiente, hábil en el manejo de la espada, no duda en arriesgar su vida por salvar la de su marido, detenido por las autoridades españolas, que pretenden castigarlo duramente por sus fechorías.

La creencia en el Apocalipsis marcará la vida de los protagonistas

La creencia generalizada en la inminente llegada del Apocalipsis aúna dos de los próximos capítulos que, por sus escalofriantes momentos y giro radical en los acontecimientos, marcarán la vida de los protagonistas.

Entre las gentes de la villa, sólo Gonzalo y Juan, poseedores de más conocimientos que el resto, permanecen al margen de las creencias supersticiosas. Aún así, el mismo Juan aprovechará la coyuntura para intentar precipitar su boda con Margarita.

Sátur y Cipri sí se dejan llevar por los delirios de las gentes. Mientras Cipri intenta asumir el triste final que les espera, Satur busca desesperadamente una escapatoria para él, Gonzalo, Margarita y Alonso. Afán que acaba complicando las cosas a los seres que ama en lugar de salvarles.

Por otro lado y como consecuencia de la enajenación de las gentes, la Marquesa y el Comisario se enfrentan, cada uno por su lado, a los peores trances de su vida. El pueblo, convencido de que el Apocalipsis que se avecina es una venganza divina provocada por el perverso comportamiento de los poderosos, arremete contra ellos. De esta forma, la Marquesa y el Comisario verán sus vidas peligrar a manos de unas gentes embrutecidas por la superstición y el ansia de venganza.