La cuenta atrás ha terminado. Ha llegado el momento que todos los famáticos estaban esperando. El próximo lunes, 6 de septiembre, Fama regresa a Cuatro completamente renovado. Nada volverá a ser lo mismo… Llega Fama Revolution. Nueva imagen, nuevo plató, nuevos profesores y estilos y una mecánica completamente diferente y revolucionaria transformarán uno de los programas insignia de la cadena. De lunes a viernes, un espectacular plató de

1.000 metros cuadrados y una Escuela de Baile de 600 -3.000 metros cuadrados de instalaciones, las más grandes de la televisión para un directo diario abrirán sus puertas cada tarde con Paula Vázquez al frente.

Junto a ella, el equipo del programa al completo con nuevas incorporaciones. Tras ganarse el cariño del público en las anteriores ediciones, Lola González repite como directora de la Escuela, y Marbelys Zamora, Rafa Méndez, Pau Vázquez, Sergio Alcover y Benji Weeratunge como profesores de los diferentes estilos de baile. Pero este curso, además de Lírico, Funky, Jazz Fussion, Street Dance y Commercial Dance, en la Escuela de Fama Revolution bailaremos a ritmo de Broadway Style, que impartirá Pepe Muñoz, el nuevo coreógrafo que se suma al equipo de profesionales del programa.

25 aspirantes en una lucha individual

Como en sus inicios, Fama Revolution vuelve a dar la oportunidad de cumplir su sueño a personas para las que el baile es más que una simple afición, es su forma de vida. De los más de 2.000 aspirantes que se presentaron a los castings, sólo 50 estarán más cerca de su sueño. Y los conoceremos el próximo domingo 5 de septiembre en prime time en el especial Fama Revolution: Los elegidos. Pero sólo será una ilusión. Los 50 elegidos entrarán en Fama Revolution: El Campus, un campo de adiestramiento casi militar del que sólo saldrán 25, los 25 alumnos de Fama Revolution.

25 aspirantes pero un solo ganador. Una lucha individual a muerte sobre la pista de baile. Una beca en una prestigiosa escuela de baile internacional está en juego. Para conseguirla, tendrán que esforzarse más que nunca. Más clases, más retos, más esfuerzo, más disciplina, más exigencia y una nueva y revolucionaria dinámica en la que todo puede pasar encualquier momento. Fama se renueva, evoluciona y se transforma para ofrecer aún más espectáculo.

Espectacular despliegue técnico

Tres mil metros cuadrados acogen este año las instalaciones de Fama Revolution, uno de los mayores despliegues técnicos jamás realizados para un talent show diario. Los alumnos del nuevo Fama se verán las caras en estas nuevas y grandiosas instalaciones en las que 1.000 m2, dotados de los mejores adelantos técnicos en iluminación y sonido, estarán reservados para la pista de baile. Además, la Escuela cuenta con una superficie de 600 m2 para ensayos de los bailarines y clases de los profesores. La zona de convivencia de los chicos consta de 500m2 de casa, 700 m2 de jardín y 120 m2 de carpas en los que se instalará El Campus.

Más de 60 cámaras captarán todos los rincones de la Escuela, casa y plató, y 84 canales de sonido se convertirán en los oídos de los seguidores de Fama Revolution. Un ambicioso despliegue de medios en el que un equipo de cerca de 200 personas seguirá las 24 horas del día la evolución de la Escuela.

El nuevo curso. Comienza la revolución

La revolución del nuevo Fama convierte la Escuela del programa en un auténtico centro de estudios en el que, durante esta temporada, se impartirá un curso docente completo. Los alumnos de Fama Revolution deberán superar las distintas fases de su aprendizaje en la Escuela sin saber qué nuevo reto se encontrarán en el siguiente paso de su formación. La constancia, la disciplina y la determinación se convertirán en grandes aliados de los alumnos que quieran ganar el premio de esta edición: una beca de estudios en una prestigiosa escuela de danza.

Fama Revolution: El Campus

50 bailarines han superado los castings de Fama Revolution. Sólo 25 de ellos tendrán un lugar en la nueva Escuela. Durante las dos primeras semanas, los concursantes convivirán en El Campus, unos barracones militares aledaños al centro de danza, donde cada día tendrán que demostrar sus habilidades y capacidades para ganarse un hueco en el nuevo Fama. Pero no va a ser nada fácil. Tendrán que someterse a un auténtico adiestramiento militar. Un campo de entrenamiento en el que cada minuto cuenta. En cualquier momento pueden irse a sus casas o pueden formar parte de la revolución.

Los candidatos deberán afrontar la lucha por formar parte de la nueva generación de Fama de manera individual y por estilos. Cada día, los habitantes del Campus bailarán coreografías grupales preparadas por un profesor, que servirán al jurado para elegir a los candidatos que podrán acceder al interior de la Escuela para demostrar su valía en un careo individual de su estilo. Cada jornada, uno o varios candidatos abandonarán El Campus, dejando atrás la oportunidad de formar parte de la revolución del nuevo Fama, mientras que otros ingresarán directamente en la nueva Escuela de Fama Revolution.

La Escuela, en dos niveles

Tras el duro adiestramiento, comienza el verdadero curso de Fama Revolution. Un curso totalmente distinto a los anteriores en el que no hay nada establecido. Todo puede pasar. No hay reglas. Por primera vez en la historia de Fama, los alumnos no se someterán a una mecánica establecida ni competirán por parejas, sino individualmente. Sólo ellos mismos serán responsables de su progreso y de su futuro en la Escuela, pero, como siempre, los espectadores tendrán la última palabra.

Coreografía de grupo, un examen sorpresa con premio

Sin previo aviso y sin una periodicidad determinada, los alumnos tendrán que enfrentarse algunas semanas a una coreografía de grupo asignada por los profesores, con el objetivo de que los concursantes mejoren su técnica y coordinación y de que el Jurado evalúe quién es el mejor intérprete. El elegido disfrutará de un premio especial que le permitirá vivir una experiencia extraordinaria.