Antena 3 estrena este domingo, 19 de septiembre, la cuarta temporada de ‘Doctor Mateo’. La serie que protagonizan Gonzalo de Castro y Natalia Verbeke regresa con mayor dosis de comedia y arranca con los preparativos de la boda entre Mateo y Adriana.

antena3.com, la web del Grupo Antena 3, realizará un amplio despliegue a lo largo de la nueva temporada. Como punto de partida, ofrecerá, en exclusiva, un preestreno premium 48 horas antes de su emisión en televisión. Además, los internautas también podrán disfrutar de entrevistas, videoencuentros, making of, avances de los capítulos.. durante toda la temporada.

Ocurrirá en la nueva temporada…

MATEO Y ADRIANA, abiertos las 24 horas del día

Suenan campanas de boda en San martín, pero Mateo tiene otros gustos musicales… La nueva temporada arranca con los preparativos de la boda entre Mateo y Adriana. La pareja se ha afianzado, tras pasar por todo tipo de dificultades y están decididos a dar este paso definitivo (¿o no?).

Pero la entrada de Adriana en la escena política de San Martín, que la lleva a ser la nueva y flamante alcaldesa del pueblo, complicará mucho la vida de la pareja. Adriana se verá absorbida por sus obligaciones oficiales (inauguraciones de pantanos, bodas civiles, invitaciones a eventos… prevaricaciones).

Tendrá que enfrentarse a ellas sin contar con el apoyo de Mateo, que no ve con buenos ojos el nuevo cargo de Adriana en el Ayuntamiento: los habitantes del pueblo se sienten autorizados a entrometerse en la vida pública y también privada de su alcaldesa, cosa que Mateo llevará muy mal, dado su carácter solitario, estirado y maniático.

A ello se añaden los temores de Mateo respecto a cómo cambiará el matrimonio su vida, por los compromisos y obligaciones sociales que implicará, consciente de su nula habilidad social. Una prueba de fuego será la intromisión de Pepe, el padre de Adriana, en los preparativos del enlace nupcial. Pepe quiere para su hija una boda por todo lo alto. Pero sus gustos, como era de esperar, no coinciden precisamente con los de Mateo, que desea una ceremonia sencilla, discreta, elegante y un punto pija.

En fin, la boda se convertirá en un pequeño gran infierno para la pareja pero sobre todo para el misántropo y solitario doctor. Como si fuera poco, la cosa se complica cuando aparece en escena Nico, el simpático, extrovertido, encantador y sobre todo gran cocinero, primo de Mateo.

Sin embargo, la preparación de la boda y las ínfulas políticas de Adriana no serán el único papelón para Mateo en esta temporada: vivirá una experiencia a lo doctor Livingstone, ejercerá de primera dama a lo Michelle Obama, se convertirá en un descendiente del mismísimo Don Pelayo, emulará a Iniesta en el campo de juego, se arruinará… Nadie le dijo nunca a Mateo que la vida en San Martín del Sella fuera fácil.

TÍA JUANA, la mentora política de Adriana

No es por casualidad que Adriana se haya metido en política. Las ansias constructoras de don Alejandro, el cacique del pueblo, y su candidatura a la alcaldía para conseguir sus objetivos de alicatar el monte asturiano pone en marcha a la rebelde y contestataria tía Juana, que lidera al partido de la oposición. Adriana se une en su guerra para al final erigirse como la líder que el pueblo siempre necesitó.

Y es que aunque en un principio la que opta a la alcaldía es tía Juana, el retorno de Sebastián le hará abandonar su carrera política antes incluso de haberla empezado.

Sebastián vuelve a San Martín, quiere recuperar a Juana. Ella le creía muerto hace ya tiempo. Su regreso le retrotrae a su pasada historia de amor con él, el hombre con quien tuvo la oportunidad de marcharse de San Martín y cambiar su destino. Pero ahora ella es una mujer casada, aunque sea con Moruba, ese simpático africano que se ha convertido en su socio y compañero perfecto con el que compartirlo todo… menos la cama (de momento).

ALFREDO, ELENA Y SANTIAGO: Tres son multitud

Mientras tanto, en la Casa del Misionero, la vida transcurre plácida en la familia que forman Alfredo, Elena, Pedro, la pequeña Inés y… Santiago. Sí, el ayudante del doctor Sancristóbal, que se ha convertido en un hijo más de Elena. Pero lo que para ella es una relación materno-filial, para Santiago es algo mucho más: se ha enamorado perdidamente de la panadera, a la sazón su casera y, aunque sufre su amor en silencio, en casa no tardan en darse cuenta de que algo le pasa al doctor Sagredo. Alfredo se propone “investigar el caso” y descubrir la identidad de su amada… o amado.

La convivencia de Santiago en la casa se le hace cada vez más insoportable. Cada muestra de cariño que se dedican la alegre panadera y el solícito policía es recibida por él como una puñalada en el corazón. Santiago, que parece sacado de una novela del diecinueve, no sabe cómo manejar la situación y optará primero por consultar con Mateo (mala decisión) y, después, por salir de la casa y consultar a Bruno, el psicólogo new age que anda siempre en busca de pacientes a los que tratar.

Al mismo tiempo, Alfredo no da abasto con sus obligaciones: el trabajo, los niños, la ayuda a Elena con la panadería… Tanto que el estrés creciente tendrá consecuencias profesionales, y se pondrá en tela de juicio su capacidad de ejercer sus funciones como agente de la ley.

Por otra parte, Elena va notando que Pedro entra en la turbulenta fase de la pubertad, y observa preocupada cómo el chico va dando pasos adelante en su relación con Olga. El temor más grande de Elena como madre hace por fin su inevitable aparición: su hijo y… ¡el sexo!

CAROL Y MARIO, ese santo varón

Las complicaciones del embarazo de Carol le obligan a bajar el ritmo de su trabajo en la emisora, aunque repetirá como Concejala de Cultura con el nuevo equipo municipal. Trini le toma el relevo, con su particular estilo de hacer radio y comienza a superar en popularidad a la hasta entonces reina de las ondas, a la Oprah Winfrey de San Martín, Carol Díaz. Y no va a ser tarea fácil asumirlo… y mucho menos para Mario, el hombre detrás de la artista, aguantar los caprichos y altibajos de su mujer en su revolución hormonal que ríete tú de la francesa.

Además, el próximo nacimiento de un hijo provoca en él muchas incertidumbres sobre cómo le va a cambiar la vida. Ello, unido a una intromisión exacerbada de Covadonga, la madre de Carol, en la vida de la pareja, acarreará problemas entre ellos que Mario cree poder solventar poniendo un poco de distancia. Y es que la Casa del Misionero es tan acogedora…

ANA y RIQUI… y DAVID

En la nueva temporada, Ana sufrirá una crisis sentimental al debatirse entre dos chicos muy diferentes: Riqui, con su carácter impulsivo, vital y divertido, aunque también inestable e infantil, y David, sensato y maduro, y que le aporta una seguridad que ella nunca había tenido. Tom, hasta entonces el hombre más liberal de San Martín y parte del extranjero, contempla todo este vaivén con inquietud creciente: ¿se estará haciendo viejo?