Televisión Española ha preestrenado, en el marco de la 58ª edición del Festival de San Sebastián, “Operación Jaque”, película para televisión de dos capítulos coproducida por TVE y Pentagrama films en Alta definición, inspirada en el secuestro y liberación de la política Ingrid Betancourt. Una ambiciosa y cuidada producción realizada por el mismo equipo de “23 F, El día más difícil del Rey” y grabada íntegramente en la selva colombiana, que se estrenará en La 1 de TVE durante el último trimestre de 2010.

Inspirada en una historial real

“Operación Jaque” se acerca al secuestro y liberación de la colombiana Ingrid Betancourt: más de seis años de cautiverio a los que puso fin una operación llevaba a cabo por el gobierno de Colombia cuando, sin disparar ni una sola bala, consiguió rescatar a Ingrid junto a otros catorce secuestrados. Un hecho histórico de relevancia internacional abordado desde el rigor y la calidad en un trabajo dirigido por Sílvia Quer y con guión de Helena Medina, el mismo equipo de “23 F, El día más difícil del Rey”, Premio Ondas 2009 a la Innovación televisiva.

En el preestreno de “Operación Jaque”, en el marco del Festival de Cine de San Sebastián, el director de Ficción de TVE, Fernando López Puig, lo ha definido como “un salto cualitativo”. “Es todo un reto, hablar de sentimientos universales, como la pérdida de la libertad, pero desde un país y una cultura distintos, y contar una gran historia a nivel internacional”.

Por su parte, la guionista Helena Medina ha destacado la dificultad de plasmar este relato en un producto cinematográfico que gustara en Colombia y en el resto del mundo. “No ha sido fácil, porque en Colombia se conoce casi todo de lo que ocurrió, y aquí no se conoce casi nada”.

Sinopsis

El 23 de febrero de 2001, Ingrid Betancourt, candidata a la presidencia de Colombia, fue secuestrada por las FARC durante un viaje en plena campaña electoral. Su amiga y jefa de campaña, Clara Rojas, estaba con ella y le siguió en el cautiverio.

Seis años duró el secuestro en la selva, durante los cuales Ingrid Betancourt experimentó el dolor al enterarse de la muerte de su padre, la desesperación de no ver crecer a sus hijos, la pérdida de su amistad con Clara, la emoción del embarazo y parto de ésta en plena selva y el amor y la amistad que sintió por otro secuestrado, el senador Luis Eladio Pérez.

Seis años que concluyeron con su rescate por parte del Ejército de Colombia, que engañó a los terroristas haciéndose pasar por un grupo en misión humanitaria.

Inspirada en una historia real y protagonizada por Marcela Mar, Luis Fernando Montoya, Cristina Campuzano y Julián Arango, “Operación Jaque” muestra las duras condiciones de la vida de Ingrid durante su secuestro en la selva donde, junto a la crueldad de los terroristas y la agonía de los secuestrados, hubo tiempo para la ternura, la amistad e incluso la pasión; la lucha de la madre de Ingrid por su hija y su enfrentamiento al gobierno de Colombia, así como el valiente y desinteresado sacrificio de los hombres el Ejército de Colombia, que arriesgaron su vida en una de las misiones de rescate más peligrosas y espectaculares de todos los tiempos.

Los personajes

Ingrid Betancourt tenía 41 años y era candidata a la presidencia de Colombia cuando fue secuestrada por las FARC en febrero de 2002. Provenía de una familia de clase alta, era una “niña mimada” que estaba acostumbrada a lujos que contrastarían con la vida que se vio obligada a llevar en la selva durante más de seis años. Su carácter fuerte, su poca tolerancia para con los demás y su seguridad en sí misma fueron determinantes a la hora de sobrevivir -incluyendo sus intentos fallidos de fuga-, pero también le costaron problemas con los guerrilleros y otros secuestrados. Pero la experiencia la hizo pasar por distintas etapas que, finalmente, culminaron en una persona más tolerante y mejor.

Clara Rojas era amiga de Ingrid y jefa de campaña de su partido Oxígeno verde. Acompañó a Ingrid al temerario viaje que acabó en el secuestro de las dos muy a su pesar, un poco por falta de arrojo para negarse. El hecho de que Clara siempre consideró a Ingrid culpable de su secuestro, sería la principal causa de que su amistad se rompiera al poco de iniciarse el cautiverio. A los dos años del secuestro, Clara tuvo un hijo en la selva, de padre desconocido. Un hecho que quizá hubiera acercado a Clara y a Ingrid de nuevo de no ser porque fueron separadas por los guerrilleros definitivamente poco después de que naciera el niño.

Luis Eladio Pérez era senador en el Congreso de Colombia cuando fue secuestrado por las FARC, meses antes de la captura de Ingrid. Después de pasar dos años absolutamente incomunicado, sin hablar con unos guerrilleros que tenían órdenes de no dirigirle la palabra, fue reunido con Ingrid Betancourt y Clara Rojas cuando éstas llevaban más de un año en la selva. Entre Luis Elado e Ingrid se inició una historia de amor en cautiverio que se interrumpió cuando Luis Eladio fue separado de ella y posteriormente liberado en 2008, cinco meses antes que Ingrid.

John Pinchao, policía colombiano secuestrado durante ocho años por las FARC, fue el único amigo de Ingrid durante el cautiverio de ésta, aparte de Luis Eladio y el Cabo William Pérez. Pinchao consiguió fugarse y sobrevivir en la selva hasta ser encontrado por una patrulla del Ejército: la información que dio y sus indicaciones contribuyeron al éxito de la Operación Jaque que rescató a Ingrid Betancourt.

El cabo William Pérez, militar del ejército de Colombia secuestrado durante casi diez años, fue asignado por el comandante César para cuidar a Ingrid y acabó entablando una sincera amistad con ella. Pérez fue liberado junto a Ingrid el 2 de julio de 2008.

Yolanda Pulecio, madre de Ingrid, luchó por la liberación de su hija durante el tiempo en que ésta estuvo secuestrada. Antigua reina de belleza, persona implicada en causas sociales de Colombia, apartó su vida para dedicarse a eso y la envió mensajes a través del programa de radio “Las voces del secuestro”, además de crear una organización para su liberación.

Juan Carlos Lecompte, marido de Ingrid, vivió su secuestro como cualquier hombre que llevaba poco tiempo casado con una mujer que desaparece durante seis años. Se implicó en una ONG para la liberación de Ingrid junto con el primer marido de ésta y padre de sus hijos.

Álvaro Uribe, presidente de Colombia, juró su cargo cuando Ingrid llevaba varios meses secuestrada, ganándole de esa forma en la carrera electoral. Su política de Seguridad Democrática, particularmente dura e intransigente con los terroristas, no era del agrado de la madre de Ingrid, que se enfrentó a él en varias ocasiones.

Juan Manuel Santos fue nombrado ministro de Defensa en 2006 y estuvo al mando civil de la Operación Jaque. Fue él quien apostó por la idea, extravagante en un principio y sin duda arriesgadísima, que llevaría a Ingrid Betancourt a la libertad.

El general Santiago -nombre ficticio para el personaje que fusiona a los varios generales y coroneles del ejército de Colombia que urdieron la Operación Jaque-, fue el artífice de ese histórico engaño a gran escala en el que la única arma que se usó fue la de la inteligencia.

Otros personajes: los tres norteamericanos secuestrados por las FARC, el comandante César y el subcomandante Gafas, carceleros de Ingrid, varios agentes infiltrados y algunos guerrilleros.