En este nuevo capítulo, los protagonistas de Los pilares de la Tierra se congregarán en torno a la Catedral de Kingsbridge para sellar el final de su historia. Una trama de romance, aventura y suspense que Cuatro emite en exclusiva en nuestro país, y que en este último episodio nos presenta a un Jack maduro y entregado como nunca a la construcción de la catedral, la obra que inspira toda la serie.

El programa más visto de la historia de Cuatro

Inspirada en el best seller de Ken Follett y producida por los hermanos Tony y Ridley Scott, Los pilares de la Tierra ya es todo un hito de audiencias en la televisión de nuestro país. La serie promedia un 24,8% de share y 4.192.000 espectadores en sus cuatro primeras semanas, situándose como la oferta no deportiva más vista en la historia de Cuatro. Sólo su primer episodio, esta superproducción congregó a más de 5 millones de espectadores, convirtiéndose en el estreno de una serie extranjera más visto de la historia en España, con un 31’1% de share.

Además, Los pilares de la tierra triunfa también en www.cuatro.com: se sitúa como la ficción extranjera de mejor rendimiento de la temporada con cerca de 2,8 millones de páginas vistas y en Play Cuatro supera el millón vídeos hits con las cuatro entregas emitidas y se sitúa como uno de los productos más competitivos en el player.

Sinopsis

Ocho años más tarde en Kingsbridge, Remigius ya no es Prior, los monjes le han retirado su confianza. Así Phillip vuelve a estar a cargo del priorato y se reanuda la construcción de La Catedral. La fijación de Jack con La Catedral le ha dejado poco tiempo y energía para nada más, su relación con Aliena se resiente debido a que no se pueden casar, ya que Alfred no consiente en la anulación de su matrimonio con Aliena. Mientras, Richard el hermano de Aliena ha vuelto de Las Cruzadas donde fue a luchar contra los infieles en nombre del Rey Esteban y reclama una vez más el Condado de Shiring. Pero el ahora Cardenal Waleran ha regresado de Roma y sigue teniendo influencia sobre el Rey Esteban. Richard tendrá que luchar para arrebatar el castillo de Shiring a William Hamleigh, en esta lucha la joven esposa de William jugará un papel decisivo. Waleran y Alfred urden un plan para acabar con Jack y parece que funciona hasta que determinadas cosas salen a la luz y todos los errores son subsanados.