Una de las producciones que mejor se han labrado su éxito y continuidad en la televisión norteamericana es “Último aviso”. Producida por 20th Century Fox Television para su distribución en sus canales de cable en Estados Unidos, la serie ha calado entre la audiencia gracias a dos factores fundamentales, no siempre fáciles de conseguir: la brillantez de sus guiones, en los que el sentido del humor siempre sale a flote, y el carisma de su protagonista, el agente secreto “free lance” Michael Westen, magistralmente interpretado por el actor Jeffrey Donovan.

“Último aviso” es a la televisión lo que “El caso Bourne” ha sido para el cine: una renovación actualizada del género de espías, preparado para encajar en el mundo actual. Con protagonistas que han sido agentes oficiales y que ahora van por libre, las dos propuestas guardan, sin embargo, una pequeña gran diferencia entre sí: mientras la película basa su éxito en la acción y la tensión, la serie de televisión añade a estos mismos factores el ya mencionado sentido del humor, una perla en medio del suspense que rompe los parámetros del género para gozo de intérpretes y sobre todo de espectadores.

Detrás de este ardid está el creador de la serie, Matt Nix. El resultado de su “osadía” no puede ser mejor. “Último aviso” tiene ya una carrera imparable como una de las series imprescindibles del momento, evidenciada en su continua renovación de temporadas, que ya llega a su cuarto año.

Estrenada en FOX en 2008, “Último aviso” retoma su emisión en España incorporándose a la parrilla de FOX Crime con los episodios de su segunda temporada, inéditos en nuestro país. La cita será todos los sábados en formato de doble episodio, a las 21.50 horas, a partir del próximo 18 de diciembre.

La serie se inicia cuando Michael Westen descubre durante una misión para la CIA en Nigeria que alguien de dentro de la organización le ha traicionado, le ha convertido en un “agente quemado” (lo que hace referencia al título original de la serie “Burn Notice”) y será expulsado de la organización. Tras regresar a Miami, su ciudad de residencia, y ser despojado de todas sus credenciales como agente secreto, incluida su arma reglamentaria, Westen comenzará a investigar por su cuenta tanto para encargos privados como “agente free lance”, como para descubrir quién le ha traicionado en la CIA.

A partir de esta premisa, cada temporada de la serie ofrece nuevos casos para el agente y también nuevas pistas que puedan aclararle las razones de su situación. Aliados en la causa serán su novia Fiona Glennane, una ex terrorista del IRA a la que da vida la actriz Gabrielle Anwar (“Esencia de mujer”, “Los Tudor”), su madre, Madeleine Weston, para la que Michael sigue siendo un niño, papel que borda la actriz Sharon Gless (“Nip/Tuck”), aspirante a un premio Emmy; y su amigo Sam Axe (Bruce Campbell – “Spider Man 2”, “Crueldad intolerable”), otro ex agente que va a ser su confidente.

En la tercera temporada de “Último aviso”, Michael trabaja en una misión para extraditar

a un criminal latinoamericano mientras Sam le advierte que está en peligro porque su nombre ha empezado a reaparecer en los ordenadores policiales y ya nadie parece protegerle. Michael recurrirá a Harlan, un miembro de las Fuerzas Especiales que asegura que le ayudará a salvarse a cambio de un sencillo favor.