Mañana, a las 22:00 horas, laSexta emite tres episodios de El mentalista, un drama protagonizado por Simon Baker y creado por Bruno Heller. En el primer capítulo de la noche, Patrick Jane es secuestrado por un grupo encapuchado. En el segundo episodio, el equipo investiga el asesinato de una vendedora de coches de lujo. En la tercera entrega, Cho sufre la pérdida de su mejor amigo, ex miembro de una banda callejera.

El mentalista cuenta la vida de Patrick Jane (Simon Baker), un hombre convertido en un exitoso médium televisivo que, debido a la terrible pérdida de su esposa y su hija a manos de un criminal, decide poner su talento al servicio del Departamento de Investigación de Crímenes de California y trabajar como consultor en el equipo de Teresa Lisbon (Robin Tunney).

Jane es capaz de percibir aquellos detalles de su entorno que otras personas ignoran y esa habilidad será la clave para la correcta resolución de los casos de asesinato más complicados.

Corazón sangrante

El equipo de Lisbon da su consentimiento para que un periodista de un conocido canal de televisión grabe su trabajo. En este caso, investigan el asesinato de una joven que trabajaba en el gabinete de prensa de un ayuntamiento californiano. La alcaldesa, que no tenía buena relación con la víctima, es considerada sospechosa del suceso. Sin embargo, el terrible secuestro de Jane por parte de un grupo contrario al gobierno local se convierte en la prioridad para Lisbon, que pondrá todos los medios para liberarle antes de que sea demasiado tarde.

Línea roja capítulo

Liselle, una atractiva vendedora de coches de lujo, es hallada muerta en el maletero de uno de estos vehículos. Jane y el equipo se trasladan hasta el lugar para investigar lo sucedido. La tensa competencia entre estos vendedores hace que todos los compañeros de la joven se conviertan en sospechosos de asesinato. Jane, sin embargo, decide centrarse en uno de los clientes de Liselle, un hombre adinerado al que le gustan las emociones fuertes.

Sangre nuestra, sangre ajena

Cho recibe una llamada de una agente que le reclama en la escena de un crimen. Cuando llega al lugar para identificar a la víctima, su corazón da un vuelco. Se trata de uno de sus mejores amigos, miembro de la banda callejera a la que pertenecía. Cho se tomará la justicia por su mano y visitará al cabecilla en busca de una explicación. Sin embargo, la banda niega haber tenido algo que ver con el asesinato de la víctima, que acababa de salir de prisión y renegaba de sus antiguos colegas. Solo Patrick Jane podrá tranquilizar a su compañero, sediento de venganza.