Un asesinato político, otro pasional y un homicida que imita los crímenes de las novelas de Castle son los tres casos a los que se enfrenta esta semana el escritor y la detective Kate Beckett.

Además, el segundo episodio de la noche, El ama siempre azota dos veces (2ª temporada), ha sido dirigido por Rob Bowman, el que fuera productor de series como Expediente X o El equipo A. Por otra parte, el capítulo titulado Tic-tac, tic-tac… (2ª temporada) cuenta con Dana Delany como estrella invitada, que se reencuentra con Nathan Fillion después del paso de ambos por la serie Mujeres desesperadas.

El régimen suicida (2ª temporada)

Castle y Beckett se encargan de resolver el asesinato de Vega, una estrella del baseball que apareció muerta tras un viaje a Cuba. Según su agente, Alfredo Quintana es el culpable de la muerte. Quintana es presidente de una fundación cubana que acusa al jugador de traicionar al pueblo cubano después de que el deportista regresara de un reciente viaje a Cuba. En la isla, el jugador tuvo un encuentro con Fidel Castro. Por eso, comenzó a ser criticado por estar de parte del régimen.

La policía comienza a investigar a Quintana como sospechoso, pero pronto se desvelan varios secretos de la víctima que complicarán el caso. Lo primero que descubren es que Vega, tras regresar de su isla natal, contrató a un prestamista ilegal para que le dejara doscientos mil dólares. Además, durante la investigación, Kate y Richard se encontrarán con toda una leyenda del baseball americano en la vida real, Joe Torre, ex capitán del equipo de los Yankees.

Por otra parte, Alexis tiene que trazar el árbol genealógico de su familia para el instituto, que no puede completar al no conocer la identidad de su abuelo paterno. Este trabajo hará que Castle vuelva a plantearse la identidad de su desconocido padre.

El ama siempre azota dos veces (2ª temporada)

Una mujer medio desnuda aparece en un parque cubierta en salsa de caramelo. Castle y Beckett se tendrán que adentrar en el misterioso mundo de la dominación sexual para lograr atrapar al asesino. La forense confirma que la víctima no murió allí, sino que tras su asesinato fue cuidadosamente colocada en aquel lugar. Ese será el punto de partida de la investigación, que llevará a pensar a la policía que se trata de un crimen pasional, relacionado con el misterioso mundo de la dominación sexual.

De este modo, Esposito y Ryan intentarán encontrar alguna pista en las webs de sadomasoquismo, mientras que Beckett y Castle comienzan el estudio de campo directamente en las tiendas de juguetes sexuales. Pronto localizarán al novio de la chica, que será el primer sospechoso al que interroguen.

Tic-tac, tic-tac… (2ª temporada)

Castle y Beckett tienen que trabajar con la agente del FBI Jordan Shaw para detener a un astuto y escurridizo asesino en serie que imita a la perfección los crímenes que aparecen en las novelas de Castle.

Antes de cada asesinato, recibirán en la comisaría una llamada anónima que pregunta por Nikki Heat, el alter ego de Beckett. En estas misteriosas llamadas, el asesino les irá adelantando pistas sobre el próximo crimen. De este modo, la policía de Nueva York y el FBI tendrán que trabajar contrarreloj para evitar más muertos. Y mientras un asesino loco hace realidad los crímenes que Castle ha creado en sus novelas, el escritor que conoce que sus aventuras podrían convertirse en película.