En los próximos días, 300 familias presentarán una denuncia ante la Fiscalía General del Estado instando a que se investigue la desaparición de sus bebés entre los años 60 hasta bien entrados los 80. Sus bebés desaparecieron de hospitales y maternidades de toda España. A algunas familias les dijeron que habían muerto, e incluso les enseñaban el mismo cuerpo sin vida… pero la realidad es mucho más dura. Fueron vendidos. REC sigue tras la pista de Bebés robados en España.

En este reportaje, Juan Luis Moreno nos explica cómo se enteró de que era un niño comprado, su padre se lo confesó en el lecho de muerte: “hijo, te compré en 1969 a un cura en Zaragoza por 200 mil pesetas y tu mejor amigo, Antonio Barroso, también fue comprado”.

Ahora los dos amigos han formado la asociación ANADIR que va a presentar una denuncia conjunta a la fiscalía general del estado el 27 de enero de 2011. El “Mapa de ANADIR” tiene cruces marcadas en casi toda la geografía española y detrás se esconden 130 familias que ya se han asociado y han presentado documentación.

El abogado de la asociación ANADIR, Enrique Vila, calcula que hay unos 300 mil niños robados (apropiados o falsos hijos) en España entre los 60 y los 90 y que han generado un negocio millonario de 90 mil millones de pesetas.

Entre esas familias está la de Enriqueta Pelayo (San Martín de la Vega) que ha roto su silencio después de 30 años. Ella dio a luz en enero de 1980 en la Clínica San Ramón de Madrid, le dijeron que su hijo había nacido muerto pero ella lo oyó llorar. “Me decían que estaba loca”, recuerda con tristeza, pero ahora sus 3 hijas la ayudan a buscar a ese hijo robado.

Mar Soriano (Madrid) lo tiene claro: “mi hermana Beatriz está viva y la justicia tiene que actuar de una vez por todas”, su hermana murió de una extraña epidemia de otitis en enero de 1967 en la Clínica O’Donnell de Madrid. Mar tiene un frente abierto en el juzgado número 21 de Madrid, una demanda conjunta con otros 55 casos que en pocos días ampliará con 25 denuncias más procedentes de toda la geografía española. Su abogado, Fernando Magán, nos explica que les acaban de comunicar que su denuncia ha pasado del juzgado 21 a la Audiencia Nacional, parece ser que tiene relación con la investigación que llevaba Baltasar Garzón sobre la Memoria Histórica.

En Cádiz, Chary Herrera recibe una carta del juzgado, hace meses que la estaba esperando. Es la confirmación de que la fiscalía ha abierto diligencias por la denuncia que presentó en el mes de julio por la muerte de su hermana en enero de 1975. Con la suya ya son 8 las denuncias que se han presentado en el juzgado de Cádiz para que investiguen irregularidades en la muerte de bebés en la antigua Residencia Zamacola de Cádiz (actual Hospital Puerta del Mar) en los años 60, 70 y 80. Chary también se ha asociado a ANADIR y presentará la demanda conjunta en el mes de enero de 2011.

En San Martín del Tesorillo, María Mariscal espera a que la llame el fiscal jefe de Algeciras para declarar sobre la muerte de su bebé en la desaparecida Clínica La Banqueta de La Línea de la Concepción. “El único que sabe la verdad es el ginecólogo y espero que no se muera antes de declarar”, nos dice María con rabia. Juan Cisneros es el único fiscal de España que actúa de oficio en estos casos de presunto robo y tráfico de bebés. La policía judicial empezó la investigación el 8 de octubre y de momento se centran en una veintena de casos ocurridos en los hospitales de la Línea de la Concepción (el Hospital Municipal y la Clínica Fernández Cuesta “La Banqueta”) entre los años 60 y 80.

Un reportaje de Clara Sánchez-Castro para REC.