Feliciano López sabe exactamente cuando tocó por primera vez una raqueta de tenis. Fue un día de Reyes hace 25 años. Él tenía entonces 4, la raqueta era de madera y desde ese momento no se separó de ella. Hasta el punto de que su padre, aficionado a ese deporte, decidió volcarse con la nueva afición de su hijo y se sacó el título de Monitor. Fue él quien, a partir de entonces, enseñó y entrenó a sus dos hijos, Feli y Víctor.

Hoy, Feliciano López es uno de los mejores tenistas del circuito internacional. Pero no sólo es un campeón en la cancha. Quienes le conocen bien, opinan que es mejor persona que tenista.

Son razones suficientes para que el canal de televisión BIO le haya considerado un personaje de indudable interés para el público. Por ese motivo, y en coproducción con Phileas Productions, ha realizado el documental Feliciano López, dirigido por Eva Armenteros, que se estrenará en exclusiva el próximo 8 de enero a las 23.00 horas. Será una oportunidad excelente de conocer el trabajo y el esfuerzo que han llevado a Feliciano a ser uno de los referentes más firmes del tenis español.

Por primera vez, las cámaras de una televisión han traspasado las puertas de su hogar familiar en Madrid y en Toledo, y han entrevistado a sus padres, a sus abuelos, y a su hermano Víctor, tenista profesional, como él. BIO se ha “colado” también en su fiesta sorpresa de cumpleaños, en su gimnasio, e incluso le ha acompañado a su pueblo, donde Feliciano ha ejercido recientemente de pregonero.