Sara y Richard Thomas son retenidos por los bandoleros en las cuevas. Carranza se enfada con El Chato por la temeraria acción que ha llevado a cabo sin consultarle y es partidario de soltar a los rehenes, pero algunos bandidos prefieren intentar cobrar un rescate, mientras Sara parece emocionada con la aventura que está viviendo. Miguel, cada vez más interesado por Sara, se lleva una desagradable sorpresa con la noticia del secuestro.

Entretanto en casa de los Montoro la llegada de Martina provoca reacciones enfrentadas. Don Germán pide comprensión a sus hijos, señalando que ha querido abrir una nueva puerta al amor después de sus años de viudedad, pero Álvaro no comprende a su padre.

Álvaro no soporta ver a su padre encariñado de la joven cubana y promete a Eugenia hacer todo lo que esté en su mano para evitar ese enlace, pero Martina es más lista de lo que él pensaba.

Roberto se entera de lo que ha hecho Tomás con los ahorros de la familia y se enfrenta a él. Tomás se siente el hombre más desgraciado del mundo y sólo ruega que Carmen no conozca lo ocurrido.

Crece la preocupación en el pueblo por el secuestro de Sara y Richard Thomas mientras la Guardia Civil comienza su búsqueda. La joven escritora logra despistar al Chato y logra escapar de las cuevas y emprender una huída por el bosque.