Desde el último concierto de la gira del bailaor hasta la fiesta sorpresa por el cumpleaños de su mujer, Samanta convive con él, conoce a sus familiares y amigos y se acerca a su vida cotidiana en Sevilla, donde reside, y a su trabajo, tanto encima de los escenarios como en las clases de flamenco que imparte.

Samanta visitará junto a Farruquito El Cerro del Águila, el barrio donde se crió, y el colegio en el que estudió. Juntos acudirán al mercado de la zona y hablarán con sus vecinos y conocidos. También visitarán a los diseñadores Victorio & Lucchino, modistos preferidos del artista, que preparan algunas de las prendas que luce en sus actuaciones.

Hace justo un año Farruquito saldó su deuda con la justicia tras haber cumplido su condena por homicidio imprudente y omisión del deber de socorro. Ahora, Conexión Samanta se acerca a su día a día para saber si ya ha hecho las paces con su pasado y cuáles son sus proyectos para el futuro. Según afirma el propio Farruquito, no deja de mantener su “esfuerzo para ser el mejor” y realiza una sincera declaración: “si tuviera una máquina del tiempo, no haría las cosas como las hice”.

Por primera vez, un programa de televisión comparte con Farruquito y con sus más allegados -La Farruca, El Farru, El Carpeta y Alegría- sus momentos más tristes, sobre todo, cuando recuerda lo que ocurrió. Pero también los más alegres, practicando con él sus aficiones favoritas, participando en sus momentos de ocio nocturno en tablaos de Jerez y celebrando una fiesta flamenca dedicada a todos sus familiares, especialmente a su mujer, La Chari. En ella, encienden la candela alrededor de la cual bailan y cantan y disfrutan junto a los suyos.

Rosario Alcántara ha sido la novia de toda la vida de Farruquito y reconoce a Samanta: “con 27 años soy vieja para tener hijos, pero habría sido muy doloroso con su padre en la cárcel”.

En la medianoche del viernes en Cuatro.