El proceso de selección del nuevo representante de España para Eurovision está siendo largo y con un seguimiento poco común. Todo comenzó con un ‘Eurocasting’ que culminó con una gala en la que los tres finalistas de esa fase luchaban por tener una plaza en la final de la preselección, que se emitirá en febrero bajo el nombre ‘Objetivo Eurovision’.

30 aspirantes pelearon por esa plaza, y tras varias escuchas y decisiones del público y del jurado, la seleccionada fue Leklein, elegida en una gala que se emitió a través de la plataforma de Internet de RTVE. La cantante barrió, con más del 60% de los votos a su favor, dejando muy atrás a Javián y Fruela, sus contrincantes en la final de, Eurocasting. Una vez emitida la gala dieron a conocer al resto de finalistas de ‘Objetivo Eurovision’, en este caso sin pasar por el filtro de la audiencia.

Leklein – ‘Ouch’

La toledana ha destacado con su tema íntegramente en inglés. Tiene poderío, y su directo es impecable, además transmite mucha energía y se nota que tiene tablas. Vanesa Klein fue conocida a principio de la década pasada por su tema ‘Quiero Ser’, con aires pop, y llegó a ser artista revelación en los 40 Principales. Su estilo musical ha ido evolucionando hacia la electrónica, nos presenta un tema con posibilidades para llamar la atención de los eurofans de todo el mundo. Haría un buen papel en Eurovisión, independientemente del puesto en el que pueda quedar.

 

Maika Barberó – ‘Momento Crítico’

La finalista de la primera edición de ‘La Voz’ se presenta a ‘Objetivo Eurovision’ con un tema rockero. Es una canción diferente a lo que solemos oír en este tipo de preselecciones, y solo por eso merece una oportunidad. La canción estaba pensada para ser interpretada junto a Rafa Blas, y un dúo entre estos dos artistas haría levantarse al público de Kiev. No obstante, después de pasar por las manos de Rafa en solitario, al final ha acabado siendo interpretado por la enorme Maika, que no dejará a nadie indiferente.

Paula Rojo – ‘Lo que nunca fue’

La cantautora sigue fiel a su estilo. También estuvo en la primera edición de ‘La Voz’, y es una de las concursantes del talent show que más éxito ha tenido en los inicios de su carrera musical. Ese rollo country no se ve mucho por España, tal vez por eso llame tanto la atención. Su dulzura es un complemento que puede ayudar a quedar en un buen puesto. Lástima que la canción se empiece a repetir después del primer estribillo, da la sensación de que entra en bucle, y aunque la música sea original, la letra es más de lo mismo.

Manel Navarro – ‘Do it for your lover’

El más joven de los aspirantes, y con un estilo diferenciado y muy americano. Su canción en inglés podría pasar por cualquiera de los éxitos de la radiofórmula actual. En cambio, la escucha en spanglish chirría bastante, y aunque esas mezclas a veces surtan efecto y triunfen en Eurovisión, en general me parece una decisión cutre. Si Paula Rojo se hacía repetitiva, lo de Manel Navarro sigue el mismo camino, lo bueno es que es pegadiza, pero como canción es un machaque continuó con el ‘Do it for your lover’.

Mirela – ‘Contigo’

Una canción íntegramente en castellano con aires latinos, algo que agradecerán muchos eurofans tradicionales que pelean porque España lleve algo que se identifique con la España clásica. Puede que eso tenga empuje en el televoto, pero como canción, ‘Contigo’ está bastante pasada. Es una regresión a la época de la primera Merche, con Sonia y Selena triunfando y un King África en auge. Mirela es la eterna aspirante del festival, y por (suerte o) desgracia tiene muchas papeletas para ir a Kiev con este anodino tema.

Jefferson – ‘Spin my head’

Al concursante de ‘Factor X’ y ‘Operación Triunfo’ le han llovido las críticas, y no es para menos. Su canción no hay por dónde cogerla, fueron los tres minutos más largos de mi vida. Por el contrario, la voz del malagueño es muy dulce y singular, algo que da valor añadido al tema. La actitud del joven también anima, pero su single es uno de los que menos ha gustado, y eso que este año la competencia no es muy dura.