Dos años después de la segunda temporada, la cadena británica ITV estrena la tercera y última tanda de episodios de ‘Broadchurch’. Fue uno de los dramas más aplaudidos del 2013, en su primera temporada, con un modo diferente de narrar la desaparición de un niño y su posterior juicio, tanto social como burocrático.

En su segundo año la serie perdió fuelle, aunque se mantuvo interesante, poniendo sobre la mesa un debate que hace reflexionar al espectador. Por eso, y por estas otras cinco razones, merece la pena ver el desenlace de ‘Broadchurch’:

La pareja protagonista

David Tenant y Olvia Colman se ponen al frente del caso en el que se centra toda la serie. Es una pareja que se va consolidando a medida que pasan los capítulos, hasta llegar a formar un tándem envidiable. Ambos se apoyan mutuamente, Ellie Miller (Colman) es amiga de la familia Latimer, a la que pertenece el niño desaparecido de 11 años, además es agente de policía y estuvo tras el caso. Alec Hardy (Tenant), en cambio, ha llegado arrebatando el puesto al que aspiraba Miller, por eso su relación no empezó muy bien, aunque terminan siendo una pareja memorable.

Suspense narrativo

BroadchurchLa intriga juega un papel importante en ‘Broadchurch’, aunque no es la típica serie de misterio que te hace temblar, todo sucede de un modo más natural y real. No obstante, es imposible perder ripio de lo que ocurre en la serie, todos los personajes que van apareciendo son sospechosos, en ese pueblo costero todos tienen secretos, algunos más oscuros que otros. En la tercera temporada seguro que se desvelan más incógnitas.

Un entorno poco habitual

Si pensamos en las ficciones británicas, seguro que no se nos viene a la cabeza un paisaje con playa, pero Reino Unido también tiene costa, y es ahí donde transcurre todo en ‘Broadchurch’. A pesar de tratarse de una playa, la narración sigue siendo gris, con un toque oscuro que engancha al espectador, aunque lo contrarreste con paisajes preciosos, mezclando el mar y la muerte.

La línea entre el bien y el mal

broadchurch3En este drama británico juegan mucho con la ética, poniendo en duda cada acto de los personajes que aparecen en la serie. No son malos o buenos, existen puntos intermedios que nos dejan pensativos, incluso cuando se descubre todo el pastel, hacen que en algún momento dudemos sobre la inocencia del acusado, algo en lo que se basan toda la segunda temporada. Una serie que huye de los tópicos y se arriesga con algo alejado de lo comercial.

La temporada definitiva

Si has visto las dos temporadas anteriores, no puedes perderte el desenlace de ‘Broadchurch’, con esta última tanda pondrán cierre a todas las tramas, sobre todo a las relacionadas con los dos protagonistas. La vida de Ellie después del juicio, o la continuación de la carrera de Alec tras cerrar uno de los episodios más importantes de su vida, estarán presentes en estos capítulos finales. Yo no me lo pierdo.