Ya está disponible en Netflix la primera temporada completa de ‘Las Chicas del Cable’, serie española de la que se ha hablado mucho, entre otras cosas, por ser la primera ficción nacional que se estrena en la plataforma streaming más de moda. Una vez visto el piloto ya podemos juzgar hacia donde se va a dirigir este drama de época producido por Bambú, la gran aliada de los éxitos de Antena 3.

Hasta el momento, la mayor parte de las series que han estado relacionadas con Bambú Producciones han sido cortadas por el mismo patrón. Amores imposibles, historias ambientadas en otra época y diálogos poco creíbles con actores que están en todas las ficciones de la casa. No han arriesgado en el elenco, algo que se hace incómodo, porque ver de nuevo a Martiño Rivas, Yon González y Blanca Suárez juntos resta credibilidad a sus personajes, hace unos pocos años coincidieron en ‘El Internado’, y también como trío protagonista. Lo mismo ocurre con otras caras conocidas, que se van mezclando en las ficciones, principalmente en Antena 3, y de manera más concreta en las series de Bambú.

blanca-suarez las chicas del cableSin embargo, los protagonistas logran un trabajo fino y decente, sobre todo las chicas del reparto. Blanca Suárez está espléndida, con sorpresa incluida en su trama, ya que no es una mosquita muerta que se enamora del jefe, va más allá de lo superficial, a lo que nos tienen acostumbrados. Su personaje está forzada a robar en la empresa telefónica que le ha dado trabajo, a ella y a otras chicas con las que rápidamente ha entablado amistad. Maggie Civantos, Ana Polvorosa y Nadia de Santiago están entre las actrices más destacadas del reparto, todas ellas pasan con nota el piloto.

Las presentaciones de este tipo de series suelen ser muy forzosas, pero viniendo de Netflix esperé algo más sofisticado y no diálogos masticados para que los entiendan nuestras abuelas. Al fin y al cabo me ha parecido otra serie de sobremesa, con mejor factura y un guión algo más elaborado, pero no deja de ser la historia de siempre. Como telón de fondo tenemos la lucha de las mujeres en la década de los años 20, pero la serie no se esfuerza mucho en romper con los manidos clichés.

Tenemos a la chica de provincias, a la que distinguimos porque lleva un gorro de paja, a la que roban en el primer capítulo, nada más aterrizar en la capital. Además, ya aparece en escena un galán al rescate, y pronto terminará siendo su romance. No hace falta seguir viendo ‘Las Chicas del Cable’ para saber cómo seguirá esta trama, y lo mismo con tantas otras.

chicas-cable-2El drama innova metiendo algo de thriller, con Blanca Suárez como protagonista de esta trama intrigante que ocupará buena parte de la temporada. También llama la atención el personaje de Ana Fernández, que a pesar de no ser muy creíble, aportará algo diferente al tener un romance con la estirada jefa de las chicas, interpretada por una excelente Ana Polvorosa. Es algo que ya sabemos antes de empezar a ver la serie, porque en los adelantos no se han andado con rodeos.

Si os gustan las series de época, y no os habéis cansado de ellas, puede que encontréis lo que estáis buscando en ‘Las Chicas del Cable’. Pero que no nos engañen, Netflix no ha apostado por nada nuevo, esta misma historia nos la ha contado ya tropecientas veces Bambú, y compañía.