Comienza la recta final. Ahora sí, con Daniel Diges rumbo a Oslo, sede de la 55ª edición del Festival de Eurovisión. El cantante y actor madrileño ha tomado esta mañana en Barajas el vuelo con destino a la capital noruega, donde le espera una intensa actividad. Daniel, que ha logrado dormir seis horas esta noche y que estaba algo menos nervioso que ayer, se ha mostrado impaciente por aterrizar en la sede de la 55ª edición del Festival de Eurovisión.

La hora de la verdad

Tras meses de espera, por fin ha llegado la hora de la verdad, como ha reconocido el propio Daniel en la Terminal 2 del aeropuerto de Barajas: “Estoy en el momento real después de tantos meses. Ahora que ha llegado, todo parece normalizarse”, ha afirmado el cantante, un poco menos nervioso que ayer ahora que ya Oslo está a apenas unas horas de viaje.

Daniel Diges, que se ha mostrado feliz con las muestras de cariño recibidas -“Me ha hecho mucha ilusión la reacción de la gente en el aeropuerto. Todo el mundo me felicita y me da mucho cariño”-, ha contado para las cámaras de Televisión Española el encargo que le han hecho desde España: “Me han encargado que traiga un micrófono de cristal –lo conseguirá el ganador del Festival- pero no sé si me lo darán”, ha dicho divertido el joven intérprete de “Algo pequeñito”.

A punto de embarcar, solo un deseo: “Estoy deseando llegar a Oslo, que me guste la ciudad y que me traten bien. Y, por supuesto, pasarlo bien en el escenario y hacérselo pasar bien a los telespectadores de toda Europa”.

0/5 (0 Reviews)