El desmayo de un jornalero enfermo provoca un nuevo enfrentamiento entre Don Germán y su hijo Álvaro, el cual termina en la posada borracho, montando un escándalo con una de las chicas.

Miguel se enfada con Sara por hablar bien de los bandoleros en su artículo y ésta confiesa a la Maña su disgusto de que tanto Roberto como Miguel, se queden con una mala impresión de ella cuando parta a Inglaterra.

Roberto se niega a participar en el envenenamiento del pozo de agua de los Montoro y esto le causa una serie de conflictos con el grupo de jornaleros que abogan por acciones contundentes contra los caciques.

Pepe, asustado porque ha visto a la muerte, pide el amparo del cura y está dispuesto a hacer una ofrenda importante a la iglesia. Cuando se entera que las visiones que tiene son a causa de la pócima que está tomando, sus buenos propósitos cambian radicalmente.

0/5 (0 Reviews)