Mientras Jesús y Antonio organizan en la finca lo necesario para comenzar la siembra, en Madrid Fernando se enfrenta a graves dificultades para cumplir la promesa hecha a los jornaleros ya que su padre no le permite el acceso a las cuentas familiares. Dispuesto a cumplir su promesa, se enfrenta a su padre, que está convencido de que Fernando dará su brazo a torcer. Lo que no prevé es que la aparición de Alejandra en Madrid con una oferta de trabajo del Ministerio de Agricultura dará esperanzas a Fernando de salvar la siembra de la finca.

Mercedes ve con recelo la cercanía y complicidad que se establece entre Fernando y Alejandra y, desesperada por apartar a su prometido del influjo de la joven, toma una decisión que le granjeará problemas con su futuro suegro. Lo que no sabe es que sus esfuerzos no servirán de nada porque Leocadia tiene otros planes para Alejandra. Planes que jamás pondría en práctica de saber que su hijo está empezando a sentir una fuerte atracción por la hermana pequeña de su mejor amigo.

Por otro lado, Agustín sigue la búsqueda de Gonzalo de Castro o, mejor dicho, Ramiro Villaseca. Previendo que la cartilla militar de Gonzalo López no dará los resultados esperados, encarga a Rafael que busque la partida de nacimiento de Ramiro Villaseca por todas las iglesias de Madrid para dar con algún dato que pueda llevarle hasta su paradero actual.

Mientras esto sucede en la casa de los de La Torre, la República se ve amenazada por varios frentes. En el Parlamento, las fuerzas políticas están enzarzadas en un encarnizado debate sobre la concesión del derecho al voto a las mujeres, por el que Encarna lleva luchando meses. Pero el intento de agresión que sufre por parte de Iturmendi y sus consecuencias la distraerán de su misión en unos momentos tan decisivos.

En el lado más conservador, la negativa de Sanjurjo a liderar el golpe de Estado desde Madrid obliga a Hugo de Viana a tomar cartas en el asunto. Intenta recabar apoyos entre los generales más afines para que se sumen a la causa, pero no obtiene el resultado esperado. Sin embargo, éste no será su principal escollo: la aparición de alguien de su pasado no sólo hará mella en su espíritu, de lo que Beatriz se percata, sino que también pondrá en peligro sus planes golpistas.

En cambio, Ludi vive ajena al momento político. Solo tiene ojos para Rafael y le colma de atenciones. Sin embargo, la actitud de la joven cuando éste le hace un regalo no será la esperada. Y es que el regalo le trae recuerdos muy amargos…

0/5 (0 Reviews)