Este domingo, a las 21.45 horas, 13tv emitirá la película El nombre de la rosa, film basado en el Best Seller escrito por Umberto Eco y cuya publicación estuvo rodeada de una fuerte polémica. Tras su emisión, comenzará un debate dirigido por Juana Samanes, crítica de cine de la cadena quien, en compañía de un historiador medievalista y un teólogo, revelarán los errores históricos, filosóficos y teológicos que encubre la cinta.

El nombre de la rosa es una tenebrosa intriga medieval que relata la historia de un sabio monje franciscano, papel interpretado por Sean Connery, que junto a su ayudante, Christian Slater, acude a una abadía remota en el norte de Italia para resolver unos extraños y misteriosos asesinatos a los que nadie encuentra una explicación aparente.

La película, dirigida por Jean Jacques Annaud en 1986, obtuvo una buena acogida por parte del público y recibió más de 16 premios en distintos festivales y concursos internacionales, el más importante el César de la Academia Francesa a la mejor película extranjera en 1987. Sin embargo, su emisión también recibió fuertes críticas por entender que la novela escrita por Eco no se ajusta a la Historia y, simplemente, ridiculiza en algunos pasajes la imagen de la Iglesia Católica.

Críticas en la red

Al parecer, tal y como recogen algunos críticos literarios, Umberto Eco busca con este título crear una corriente anticlerical. Según Vittorio Messori, periodista y escritor italiano considerado como el autor de temas católicos más traducido del mundo, el propio Eco le confesó en una entrevista que “la novela quería ser un ajuste de cuentas con su pasado católico”.

También la red acoge numerosas críticas sobre la película y la novela que sirvió de base para su realización. Un buen ejemplo es la crítica escrita por Agustí Facelli en el documentalistaenredado.net y en el que, bajo el título de ‘Las mentiras de El nombre de la rosa, analiza los recursos de Umberto Eco para componer novelas que, al final, se conviertan en Best Sellers.

En propias palabras de Facelli, Eco distingue tres formas de narrar sobre el pasado. “Una es cogiendo ese pasado como mera escenografía o pretexto para dar rienda suelta a la imaginación, al modo de Tolkien. Sus personajes, en efecto, podrían hacer lo mismo en cualquier otro tiempo y lugar y la narración no se resentiría. Una segunda manera es utilizar personajes reales, que podrían haber hecho lo que hacen aunque esto sea inventado, junto a otros personajes ficticios que, en cambio, podrían haber actuado como lo hacen en cualquier otro tiempo y lugar. Es el caso de D’Artagnan y Richelieu en la novela de Dumas. La tercera posibilidad es el de la novela histórica propiamente dicha: no hace falta que los personajes sean reales, pero sí que todo lo que hagan y digan sea lo que hubieran dicho y hecho si hubieran vivido en aquella época. Es sin duda el caso de El nombre de la rosa.

El debate de ‘Cine con Mayúsculas’ sobre El nombre de la rosa intentará profundizar en todas las mentiras encubiertas en el guión de la película.

0/5 (0 Reviews)