Los ánimos entre los jornaleros andan revueltos. Se produce algún robo en casa De la Torre y Jesús no tarda en entender que estos actos son fruto de la desesperación. Los señores no han podido sembrar las tierras pero también han abandonado a su suerte a los jornaleros, lo que hace que decidan acudir a los sindicatos anarquistas a cambio de futuras oposiciones activas contra los señores. Las diferencias entre Jesús y su antiguo amigo comienzan a ser insalvables, acrecentadas por la certeza del joven Prado sobre un posible engaño de Fernando hacia Alejandra.

Lo que Jesús ignora son las verdaderas razones de Alejandra. Razones que, por otro lado, Fernando se niega a aceptar. Busca a Alejandra en la finca y le pide explicaciones, pero la negativa de la joven es dolorosa y tajante. Alejandra no tiene otra salida más que negar su amor por Fernando, un amor, según ella cree, emponzoñado del más vergonzoso tabú. Debe iniciar una nueva vida. Debe olvidar a Fernando. De esta manera, un derrotado Fernando vuelve a casa. Como siempre, Mercedes ha tenido la suficiente paciencia para esperar su victoria. Efectivamente, Fernando se aferra a su consuelo y sus brazos.

De esta manera pasa el tiempo. Nos encontramos en el inicio de la primavera y la boda de Fernando y Mercedes es inminente. Por propio deseo de Mercedes el enlace será más modesto y se celebrará en la finca. Por su parte, Alejandra se ha volcado en su trabajo en el Ministerio junto a Encarna y ha comenzado a verse con Roberto, el universitario que formaba parte de las misiones pedagógicas que recorrían pueblos cercanos a Madrid. Tanto Alejandra como Fernando parecen haberse asentado con las mitades que les corresponden. Sin embargo, a pesar de sus decisiones, la pasión sigue latente en ambos y se manifiestan con la presencia de Alejandra en la boda.

Mercedes, acosada por esa evidencia, se refugia en casa de Antonio, donde se encuentra con Jesús que, al contrario que su hermana, ha sido incapaz de asistir al enlace. Son demasiados los desencuentros con Fernando, entre ellos, la propia Mercedes, por la que Jesús siente algo incontrolable.

Mientras tanto, los jornaleros boicotean la celebración de la boda y la situación culmina con una violenta pelea entre Jesús y Fernando. Los antiguos amigos han terminado convirtiéndose en los más cruentos enemigos.

0/5 (0 Reviews)