El Consejo Audiovisual de Navarra (CoAN) ha solicitado al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y a la Comisión Mixta de Seguimiento del ‘Código de Autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia’ que adopten las medidas pertinentes acerca de los contenidos emitidos por el programa televisivo “Sálvame” el pasado 1 de junio en Telecinco.

 

En concreto, el CoAN ha apreciado una posible vulneración de valores y derechos constitucionales, en concreto al respeto de la dignidad humana, así como también una probable violación de las franjas horarias consideradas de protección reforzada para el público infantil y establecidas en la Ley General de la Comunicación Audiovisual (LGCA).

 

Los hechos en cuestión fueron denunciados por una ciudadana que presentó una queja en la Oficina de Defensa de la Audiencia que gestiona el CoAN y se refieren a una escena protagonizada por el presentador habitual del programa, varios de sus colaboradores y Marujita Díaz.

 

Las escenas emitidas en el programa “Sálvame” el 1 de junio distan mucho, a juicio del CoAN, de mostrar un contenido de naturaleza afectiva sin connotaciones sexuales que tenga un carácter educativo; esta circunstancia permitiría al espacio ser considerado como “apto para todos los públicos”. Más bien puede afirmarse que las imágenes incluyen un incuestionable lenguaje soez, claramente grosero, una situación burlona en la que es motivo de mofa y escarnio una persona de cierta edad, que también contribuye al espectáculo que genera.

 

Asimismo, en opinión del CoAN, la situación recreada es un auténtico despropósito, inadmisible desde el punto de vista de los derechos de los menores a ser educados para asumir una vida responsable en una sociedad libre y a tener un ocio y entretenimiento acorde a su edad y bienestar. Es preciso recordar que la secuencia a que se hace referencia se emitió en una franja de protección reforzada dentro del horario de protección al menor que establece la LGCA en su artículo 7.

 

 

Una situación que pudo suponer un atentado contra la dignidad

El pasado 1 de junio durante la emisión en Telecinco del programa “Sálvame”, y en horario infantil de máxima protección, el presentador Jorge Javier Vázquez y varios de sus colaboradores protagonizaron escenas de contenido erótico y de carácter grotesco y burlón con Marujita Díaz, zarandearon por el plató la silla giratoria donde estaba sentada la invitada y le conminaron insistentemente a que mostrase un pecho, petición a la que Marujita Díaz accedió.

 

Más allá de la posible vulneración de las normas reguladoras de la protección del menor y de los criterios que deben seguirse para la clasificación y calificación de los programas de televisión, la escena descrita puede suponer una violación de valores y derechos constitucionales. En concreto, el Tribunal Constitucional ha establecido reiteradamente que “la dignidad ha de permanecer inalterada cualquiera que sea la situación en la que la persona se encuentre” y que “al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona se afirma la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser”.

 

Constituye además un acto vejatorio, de indignidad y claramente reprobable enunciar, ante el pecho desnudo de una mujer madura, expresiones como “el próximo día les podían dar una bolsita como la que dan en los aviones”. Conviene recordar que la LGCA califica como infracción de carácter muy grave la emisión de contenidos que de forma manifiesta fomenten el desprecio por cualquier circunstancia personal, como por ejemplo la edad.

 

Todo ello sin mencionar el tinte bufonesco de la escena zarandeando y arrastrando por el plató en una silla giratoria a una persona de cierta edad, que confiesa sentir miedo, en un vocerío de gritos absolutamente irrespetuosos.

 

Finalmente, no parece tampoco conforme al valor de la igualdad y la dignidad humana y, por tanto, al respeto a la diferencia, asociar como determinante de una orientación sexual la aversión abierta al sexo contrario tal y como ocurrió en la situación en cuestión. Esta correlación puede contribuir a la generación de comportamientos próximos a la homofobia al aceptar la misoginia como “causa” de una orientación sexual afectiva entre hombres.

 

 

Tercer traslado de una queja al Ministerio de Industria

El Consejo Audiovisual de Navarra (CoAN), según establece la Ley Foral 18/2001 en virtud de la cual se crea este organismo, tiene su ámbito de actuación circunscrito a la Comunidad Foral de Navarra, por lo que no puede ejercer su potestad sancionadora cuando se trate de emisiones que sobrepasen los límites territoriales de la Comunidad Foral.

 

No obstante, dado que el citado programa de televisión es visible igualmente en todo el territorio español, y por tanto también en Navarra, ha considerado oportuno trasladar el tema planteado al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y a la Comisión Mixta de Seguimiento del ‘Código de Autorregulación’ para que determinen si el programa “Sálvame” ha infringido la normativa vigente e inicien, en su caso, las actuaciones oportunas.

 

La presente queja es la tercera que el CoAN traslada a dichos organismos sobre el programa “Sálvame”. Las dos primeras fueron relativas a la continua insinuación procaz de actos de carácter sexual y/o contenido erótico y a la utilización de un lenguaje soez e inadecuado para el horario infantil en el que se emite el programa.Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

0/5 (0 Reviews)