Con la progresión de audiencia que estaba teniendo ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ no sería raro que su final alcanzase el 13% de share, pero no.

Retrasar una semana el desenlace hizo que el programa de Luján se despidiese con un 9,4%. Es un buen dato para Cuatro, no hay duda, pero podría ver sido mejor.

Mediaset intentó evitar un gran dato de ‘El Número Uno’. ¿Lo consiguió? El programa de Antena 3 se acercó al 21%, lo que estropea la estrategia de Mediaset, que no sólo consiguió que el prime time de Cuatro sacara menos de lo que se esperaba, sino que su cambio de día de ‘Gran Hermano 12 + 1’ no pudo con la nueva apuesta de Antena 3.

Pero volviendo a los «tróspidos»… el cabreo de la gente cuando supo que se retrasaba la final fue mayúsculo. Nos habían puesto el caramelo en la boca con las imágenes de las madres vestidas de madrinas y alucionando con la elección de sus hijos.

El programa ha dado grandes momentos que pasan a enormes si lo juntamos con los comentarios de Twitter con los hanstag #trospidos #hijostrospidos o el de la final: #literatura.

No he visto la final de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’. Tenía que elegir y me decanté por ‘Gran Hermano 12+1’. Hoy veré tranquilamente el desenlace en la web de Cuatro.

 

Javier Suárez / Notas de redacción

0/5 (0 Reviews)