• La periodista Samanta Villar asistirá a sesiones de güija, grabaciones de psicofonías y consultas a videntes

  • “Conexión Samanta” también será testigo de una sesión de hipnosis en la que una mujer intenta contactar con su padre, fallecido hace seis años

Supuestos contactos con el Más Allá, grabación de psicofonías y fantasmas que podrían manifestarse a través de sonidos o formando mensajes letra a letra sobre una güija. Son fenómenos sin explicación aparente, ajenos a la mayoría de las personas pero cuya existencia resulta incuestionable para muchas otras.

En “Fenómenos paranormales”, nueva entrega de “Conexión Samanta” que Cuatro estrenará el miércoles (00:15 horas), los espectadores podrán acercarse de la mano de Samanta Villar a algunos de estas misteriosas manifestaciones.

Una sesión de güija para contactar con un familiar fallecido

Pedro, uno de los protagonistas de esta entrega, intenta contactar con su hermano, muerto hace ocho años, a través de la güija. Pedro echa mucho de menos a su hermano, con el que además compartía su pasión por los fenómenos paranormales. “Era mi hermano mayor, no tengo más”, explica. “De pequeños jugábamos a que éramos inmortales y hubo un momento en que me lo creí, pero no era así”. Lo más importante para Pedro es comprobar “que hay vida más allá de la muerte y que mi hermano es feliz allá donde esté”.

En la consulta de un vidente

Milagros es cliente habitual de la consulta René Phillipe, un vidente francés asentado en España que asegura haber tenido entre su clientela a varios presidentes de la República francesa. Milagros asegura que René le aporta tranquilidad: “Tengo un problema y le llamo porque sé que me lo va a solucionar. Confío plenamente en él”. Acude a su consulta una o dos veces al mes y afirma que “si pudiera económicamente, iría más”.

Lugares donde se registra una supuesta actividad paranormal

“Conexión Samanta” también tiene acceso a edificios supuestamente “encantados”, como un hotel abierto al público cuyo dueño explica cómo a veces “las puertas se cierran solas”o un fuego se prende en una chimenea “sin que nadie intervenga”.

En la sierra de Madrid el equipo del programa acude al antiguo Hospital del Santo Ángel de la Guarda, un edificio abandonado en el que hace años se trataba a enfermos de tuberculosis. Juan Miguel Marsella, un técnico de telecomunicaciones apasionado por los fenómenos paranormales, trata de grabar psicofonías en el sótano del recinto, donde “había una morgue con calderas y algunas personas han hecho rituales satánicos”.Juan Miguel reconoce que “los fenómenos paranormales están siempre a mi alrededor, acompañándome.Es casi una profesión, aunque no pueda vivir de ella porque no está remunerada”.

Finalmente, Samanta conoce a Isabel, una mujer que perdió a su padre hace 6 años. Para ella, su progenitor era “lo más importante” en su vida y le echa mucho de menos. Está convencida de que se le ha aparecido varias veces en su casa y que incluso el día que dio a luz estaba en el quirófano a su lado. “Se me ha aparecido en casa, lo vi perfectamente. Era él, no una silueta. Llevaba el traje que se puso en mi boda”. La reportera acompaña a Isabel a una de las sesiones de hipnosis a las que se somete de vez en cuando para intentar contactar con él.

0/5 (0 Reviews)