La gran final de ‘GH VIP’ se celebrará este jueves en prime-time, pero antes asistiremos a una inesperada semifinal en la que saldrá expulsado el concursante con menos apoyo para alzarse con el triunfo.

El casting de esta edición ha sido aplaudido por espectadores y críticos, aunque a la final han llegado demasiados concursantes tibios, mientras que otros más polémicos son expulsados precipitadamente. Una vez más el público votante ha metido la pata, castigando a los que dan juego y premiando el hastío. En Tutele vamos a analizar los perfiles de los cuatro finalistas de una manera personal, para que vosotros en los comentarios podáis aportar nuevas razones por las que alguno de ellos deba ganar, o no.

Fede

Lo más positivo del italiano es su saber estar y su labia para quedar bien con todos, o al menos intentarlo. Está muy bien que en la tele no todo tienen que ser broncas, y Fede estaba ahí para mediar entre los más guerreros, incluso vivió un idilio con una de las más polémicas, Ylenia. No nos regaló ni un mísero edredoning, pero gracias a él las carpeteras (y carpeteros) han podido saciar su sed de besitos, carantoñas y discusiones de pareja.

Lástima que tras la fachada de Fede se encuentre un tipo calculador, que ha evitado las broncas por cobardía y falsedad. Tanto una cosa como la otra son imperdonables en un reality-show, por eso el italiano es el que menos merece estar en esta final. Es aburrido, chulo y falso hasta el último minuto, excusando sus duras palabras contra Ylenia en la manida manipulación de los vídeos. Muy mal.

Coman

Las primeras semanas demostró ser el más cabal y correcto en la convivencia, mientras que todos bailaban el agua a Belén Esteban él decidió nadar a contracorriente y dar su apoyo a Olvido Hormigos, hecho con el que se la jugaba. Siempre ha ido a su aire, no le ha dado importancia a los bandos hasta el último momento, y es una lástima que no haya sabido jugar bien sus cartas, porque tanto fuera como dentro de la casa han descubierto su plan, ese plan que ni siquiera él entiende, y usa sobre la marcha. Así le fue en el juicio del pasado jueves, que se quedó con el culo al aire, tal y como entró en la casa.

Coman ha fallado en sus tácticas para nominar, y a la hora de acercarse a unos y otros en la casa ha sido bastante falso, vendiendo hasta a su apoyo más fuerte, en las últimas semanas lo fue Chari. Sus paripés en directo también han estado de más, parece que el vaso quería ir de gracioso, pero no creemos que lo haya conseguido.

Aguasantas

Más o menos ha seguido la misma línea que Fede, no se ha querido meter en peleas, y ha optado por vivir la experiencia desde un segundo plano. No obstante, se ha mantenido fiel a su amiga Ares, incluso en los momentos más escabrosos para la periodista, Aguasantas la ha apoyado, exceptuando aquella prueba terrorífica en la que la gitana reculó dejando sola ante el peligro a la que dice ser su amiga.

Santi, como la llaman en la casa, ha conseguido lavar su imagen, puede ser un duro rival para Belén de cara a la final, algo impensable los primeros días de convivencia, en los que la andaluza no era más que una palmera de Belén. Con el tiempo ha ganado en personalidad, pero sigue sin destacar en un ‘GH VIP’ con muchos momentazos entre los que no encontramos a Santi, más que como figurante.

Belén Esteban

La de San Blas ha sido protagonista de esta edición desde antes de que se estrenara. Ha regalado la mayoría de los vídeos este año, mostrándose siempre tal y como es, para bien o, sobre todo, para mal. Ha jugado en ‘GH VIP’ sin filtros, no ha medido sus palabras y en ocasiones daba la sensación de que se olvidaba de las cámaras.

No obstante, no por haber sido tal y como es debe ganar ‘GH VIP’ una persona maleducada, egocéntrica y autoritaria. Ha demostrado que vive en una burbuja en la que solamente ella es madre y sufridora, donde ella puede juzgar pero nunca debe ser juzgada, y donde Belén Esteban dictamina si el público tiene que abuchear o aplaudir. Cuenta con una gran plataforma desde Telecinco en la que se le apoya, porque los palmeros que más daño hacen a Belén no son los de la casa, sino esos de los que se rodea a diario.

0/5 (0 Reviews)