Pesadilla en la cocina vuelve el miércoles al prime time de laSexta.

Esta semana Alberto Chicote visita La hamburguesía, un restaurante de la localidad alicantina de Alcoy que fue concebido como una hamburguesería gourmet pero que en muy poco tiempo se convirtió en una mala taberna de mínima categoría. Ahora la impertinencia y la falta de profesionalidad se han adueñado de la cocina. Por su parte, la propietaria está bloqueada por el mal funcionamiento del restaurante, las deudas y la falta de apoyo de su marido. Y éste dice estar de su lado pero pone poco de su parte cuando se le pide colaboración. Una combinación perfecta para que lo que hace meses era un sueño hoy se haya convertido en un auténtico infierno. Y Alberto Chicote lo vivirá en primera persona, al recibir numerosos desplantes tanto por parte de los cocineros como del marido de la protagonista. Una actitud más que reprobable que le hará plantearse al chef si continuar con su misión en La hamburguesía o abandonar al equipo a su suerte.

Hace poco más de un año abría en la población alicantina y de gran tradición estudiantil de Alcoy La hamburguesía, un concepto ideado por el marido de Clara, la propietaria, que quiso combinar las hamburguesas con el concepto gourmet. Sin embargo, y aunque las cosas comenzaron bien, todo se fue torciendo hasta llegar a lo que el restaurante es hoy: una taberna de baja categoría, cargada de deudas y que está cayendo en un pozo sin fondo. Clara aduce que la falta de recursos le impide dar un servicio de mejor calidad, pero Alberto Chicote descubrirá rápidamente que los problemas van mucho más allá. A la falta de experiencia, motivación y actitud de Clara se le suma una pareja de cocineros auténticamente insolentes, que se ríen de todo con absoluta desfachatez, no se preocupan por hacer bien el trabajo y no cocinan bien. Además, el marido de Clara no le apoya lo suficiente sino que se dedica a criticar la situación del restaurante y a su mujer sin ayudar con empeño cuando se le pide colaboración y comprensión.

Gran arranque de Pesadilla en la cocina en su cuarta temporada

Pesadilla en la cocina estrenó su cuarta temporada en plena forma y superando los registros de su anterior temporada (11,7%). Así, su primera entrega congregó al 11,6% de cuota y 2.265.000 espectadores y la segunda alcanzó un 14,2% y 1.854.000 seguidores, en este caso líder de su franja. La media de ambos programas fue de un 12,8% y 2.038.000. El espacio alcanzó su momento de máxima expectación a las 23:23 horas cuando 2.724.000 espectadores (14,6%) seguían el instante en el que el Alberto Chicote presenta el nuevo menú que han elaborado para el restaurante y pide a la cocinera de “La Estación” que lo pruebe.

0/5 (0 Reviews)