“Ya sabemos que la belleza está en el interior”, con esa frase empieza el nuevo programa de Telecinco, para así guardarse las espaldas de algunas críticas en contra del espacio presentado por Marta Torné. Eso sí, ni ellos mismos se creen lo de que “la belleza está en el interior”, en un programa de estas características es absurdo destacar el interior, cuando en lo único que se centran es en qué zapatos quedan mejor o qué tinte favorece más a tu espíritu, digo, a tu cabellera.

Por el momento, el espacio se ha estrenado con un 13,8% de share, subiendo 5 puntos la media de esa franja maldita que compite con ‘Los Simpson’. Y de seguir así no le irá nada mal, aunque en el segundo programa ya ha perdido dos puntos, seguiremos de cerca su evolución. La expectación estaba asegurada, después de tanta promoción y autobombo no era para menos. Además, el equipo de ‘Cámbiame’ ha estado presente durante la última semana en programas de la cadena, sobre todo promocionándose de la mano de su hermano mayor, ‘Sálvame’, que no son pocas las horas que ocupa en parrilla.

La mecánica es un refrito de otros programas

Como de costumbre, tendemos a comparar los nuevos programas con otros que ya existen o existieron. En este caso, es inevitable pensar en ‘Supermodelo’ aunque solo sea por Cristina Rodríguez, la asesora más cañera, o por la pasarela que hay plantada en medio del plató, ahora deslizante.

La mencionada pasarela tarda un minuto en llegar hasta los pies del jurado, y ese es el tiempo que tienen los participantes para vender su historia, la razón por la que quieren cambiar su imagen. Este apartado del programa también nos trae a la memoria los testimonios de ‘El Diario de Patricia’, pero en versión Express, ya que deben tener efecto en 60 segundos, y si no llegan al corazón de los miembros del jurado, estos pulsaran un botón que determinará que no van a llevar a cabo el cambio de look de esa persona.

Lo del pulsador es una adaptación de ‘La Voz’, pero a la inversa, ya que en ‘Cámbiame’ lo pulsan cuando no quieren a esa persona en su equipo, en este caso en su camerino. Si los tres pulsan el botón el participante se queda fuera, y si no lo pulsa ninguno, o dos de ellos, la persona cansada de su físico decidirá quién es el responsable del cambio. Vamos, igualito al programa de Jesús Vázquez.

Lo más interesante son las reacciones de los tres miembros del jurado, que una vez escuchadas las historias de los participantes dan sus razones para cambiarles, o no. Sorprende gratamente que no sean burdos y tengan tacto con las personas que acuden a la pasarela. Es una forma de lavar la imagen del programa, ya que muchos dimos por hecho que sería una “Asamblea Fashion” al más puro estilo Divinity, pero en ese sentido han cuidado las formas y han optado por no humillar al participante. Es alucinante que tengamos que agradecer algo que se debería dar por hecho, pero viniendo de Telecinco, y emitiéndose después de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ esto es lo más blanco que nos podemos echar a la cara.

El resultado

No se da un cambio drástico, se centran en cambiar la vestimenta y el peinado. Está bien, pero acostumbrados a ver programas internacionales de este corte parece que se quedan a medias, ya que en esos otros pasan por quirófano y se hacen arreglos estéticos más allá de las mascarillas. Apostar por lo natural, sin pasar por quirófano, en un espacio completamente superficial le da un equilibrio que no le hace tan malo. Y les sale más económico.

La labor de Marta Torné no va más allá de pronunciar un par de frases en todo el programa, su peso no es relevante en ‘Cámbiame’, incluso podría funcionar sin la figura de un presentador, algo que le encanta usar a Telecinco. Los verdaderos protagonistas son los participantes que van a contar sus miserias y sus inseguridades, y en gran medida también los asesores, ya que dependiendo de su actitud y del espectáculo que sean capaces de ofrecer tendrá más o menos intensidad cada programa.

Por el momento ya les hemos visto discutiendo y despotricando unos de otros. Marta se limita a dar paso al cambio, la vemos fría y comedida, sin salirse del guion, nada que ver con su papel en otros programas como ‘Hable con Ellas’ o ‘TNT’, donde se le permitía más protagonismo y naturalidad.

‘Cámbiame’ es novedoso dentro de su registro, no abusan de las críticas negativas y superficiales, dentro de lo que cabe. Lo que más choca es el horario de emisión, un programa de estas características encaja mejor en el access prime-time, no en la sobremesa del verano, cuando muchos menores están captando este mensaje tan contradictorio con la frase del principio del artículo.

0/5 (0 Reviews)