‘How to get Away with Murder’ ha regresado con la recta final de la segunda temporada. Los protagonistas siguen metidos en problemas, sin deshacer un entuerto se involucran en otro. Los problemas se les acumulan, y los cadáveres también, sin la ayuda de Annalise estarían perdidos, pero están aprendiendo a sacarse las castañas del fuego, astucia no les falta. En esta ocasión vamos a analizar uno a uno a los estudiantes de Derecho más atractivos de la Universidad de Filadelfia.

Wes

El ojito derecho de Annalise. Un joven inocente y bonachón, está aprendiendo a desconfiar en la gente, aunque últimamente esto le está llevando a no fiarse ni de su sombra, ya que son muchas las puñaladas que ha recibido de gente que realmente le importa. A los secretos de Rebecca se le suman las mentiras de su admirada profesora, Annalise Keating.

En el último episodio de 2015 nos despidieron con una escena desgarradora, Wes había disparado a su mentora, y ésta pronunció unas palabras que descoloraron al joven. Parece ser que el pasado une a estos dos personajes, y esa va a ser la trama más potente de lo que queda de temporada.

Laurel

Es una chica reservada, pero muy inteligente, y aunque no habla mucho sabe gestionar muy bien sus palabras. Su relación sentimental con el ayudante de Annalise le ha dado algún que otro quebradero de cabeza, y todavía le quedan por descubrir los peores secretos de este señor. Lo chocante es que en ‘HTGWM’ no hay malos y buenos, no es todo blanco o negro, aquí hay razones de peso incluso para asesinar.

Laurel es leal, y por eso no duda en ayudar a Wes tras lo ocurrido en la casa de los Hapstall, igual que no se rindió cuando ocultaron el cadáver de Sam en la primera temporada. Puede que sea la más perseverante del grupo, y la que mejor sabe guardar un secreto.

Connor

Un chico muy perspicaz que a menudo va por libre. Ha ido abriendo su corazón a lo largo de la primera temporada, y ha pasado de ser un chico duro e irónico a ser un sentimental. Su relación con el informático ha servido para enseñarnos la otra cara de Connor, un chico dulce y apasionado, sin dejar de lado el sarcasmo que le caracteriza.

En más de una ocasión ha intentado salirse del tiesto, dejar en la estacada a sus amigos y descolgarse de los secretos que tienen en común. Menos mal que Annalise siempre está alerta, y tenía preparada una buena amenaza a la que Connor no se iba a poder resistir.

Michaela

Conservadora y egoísta. Todos ellos tienen ese punto malicioso, pero Michaela hace que el suyo destaque más. Sus ideales son algo desfasados, y lucha por tener una vida modélica, esto es, casarse, tener hijos y aguantar todo lo que a su futuro marido se le pase por la cabeza. La joven está buscando el amor, pero hasta ahora no ha tenido suerte con sus elecciones.

Es la menos leal del grupo, aunque si se involucra en algo puede llegar a dar el 100%, y para salvar su pellejo es capaz de cualquier cosa. De hecho, las ideas más sádicas puede que hayan salido de la mente de fashion victim con la que hay que andar con pies de plomo.

+1 Asher

Suele estar en el mismo grupo que los anteriormente mencionados, pero no está envuelto en casi ninguna trama que sus compañeros intentan esconder. De no ser así, puede que ya hubiera largado por su gran boca todo, porque es asustadizo y se pone nervioso cuando las cosas se ponen serias. No sabe hacer frente a las situaciones difíciles, por eso el cuarteto protagonista no confía en él.

Su affaire con Bonnie está llegando a un punto de seriedad mayor al que cualquiera pudiera esperar. Bonnie es manipuladora, y Asher es muy manipulable, por mucho que quiera destacar la pose de chico duro y macho alfa. Asher es el más inmaduro con diferencia, parece que sigue en el instituto, aunque tal vez tras el drama familiar evoluciona de manera sorpresiva.

0/5 (0 Reviews)