Llega el buen tiempo y los amantes de las motos preparan su propia temporada. Puesta a punto de sus motos, planificación de las rutas que recorrerán sobre dos ruedas, búsqueda del seguro de motos más barato… Y dentro del presupuesto reservado para disfrutar de su afición por el motor se preguntan cuánto tienen que destinar para poder seguir su deporte favorito en la televisión.

El mundial de MotoGP se pone más que interesante con la llegada al circuito de Mugello en el Gran Premio de Italia (sexta prueba de la temporada) y son muchos los aficionados al motociclismo que no tienen claro dónde pueden ver las carreras, qué ha pasado con los derechos para retransmitir la competición y cuánto le va a costar seguir el campeonato en televisión.

Si en la temporada 2016 los espectadores pudieron disfrutar en abierto en Mediaset de los cuatro grandes premios españoles (Jerez, Montmeló, Motorland y Cheste) y en diferido el resto de carreras (amén de horarios intempestivos), ya en 2017 las cosas se complicaron para los aficionados a este deporte. Telecinco dejó de emitir MotoGp y la oferta televisiva se concentraba entre Vodafone, Opensport (en streaming) y Movistar.Pero la peor noticia para los amantes del motor se confirmaba esta temporada: Telefónica tiene el monopolio de motor. Solo Movistar TV retransmite el mundial de MotoGP. Bajo pago, claro. Fin de la cobertura en abierto y cierre de opciones para los espectadores.

¿Y cuánto cuesta seguir el mundial de MotoGP?

Movistar+ promociona el contenido en exclusiva de MotoGP en su plataforma por solo 10€. 10€ adicionales a sus tarifas de Fusión compatibles. Vamos, que si ya eres cliente de Movistar y tienes contratado alguno de sus planes, 10€ no parece un gasto exagerado. Pero si no eres cliente, la suma sube un poco más. Por ejemplo, su tarifa más barata sería Fusión Series (con una línea móvil 5GB y fibra) con 65 euros mensuales, lo que haría un total de 75€/mes para un aficionado que quiera seguir el mundial de MotoGP.

Para muchos espectadores que la temporada pasada habían contratado Vodafone, esto ha supuesto un jarro de agua fría. Porque ya no vale con contratar un paquete de televisión y pagar por ver tu deporte favorito, sino que Movistar (en su campaña comercial para aumentar clientes), exige que cambies de compañía de Internet, teléfono fijo y móvil para poder seguir en televisión la MotoGP.

Como nota positiva, eso sí, hay que reconocer la apuesta por la calidad de las retransmisiones en cada carrera. Ernest Riveras y su equipo hacen un gran trabajo y ofrecen cada jornada un contenido extenso, cuidado, profesional y de calidad.

Sin embargo esto no es suficiente para conseguir buenos datos de audiencia. El monopolio de los derechos se está haciendo notar en los resultados de audiencia, que caen en picado. La primera cita de la temporada, el Gran Premio de Qatar, registró un total de 653.000 espectadores (sumando las tres carreras de MotoGP, Moto2 y Moto3) lo que supone una bajada de casi el 40% con respecto a la emisión de ese mismo circuito en 2017 que sumó más de 1 millón de espectadores.