No es de extrañar que cada vez más cadenas de televisión y plataformas online apuesten por dibujos animados, pero no los de toda la vida, los que están dirigidos a niños, sino las series de animación para adultos. Hasta ahora parecía que la tostada se la comían siempre los mismos, entre ‘South Park’, ‘Padre de Familia’, y según en qué ocasiones se puede meter en ese mismo saco a ‘Los Simpson’.

Netflix no ha tenido reparo en dar una oportunidad a este género, que le está dando muchas alegrías. Además, le han dado una vuelta de tuerca, no siempre tiene porqué estar relacionado el dibujo animado con la comedia, mezclando otros géneros como el drama familiar o la depresión más profunda. Analicemos las series de animación para adultos actuales que probablemente te estés perdiendo.

‘Rick y Morty’

Rick-y-MortyEs la más veterana de la lista. Los protagonistas son un científico loco retirado y su nieto, un niño poco espabilado al que le encanta pasar tiempo con su abuelo y correr aventuras con él. El humor de ‘Rick y Morty’ parece que no tiene límites, se meten con todo tipo de personas, sin llegar a los niveles de ‘Padre de Familia’, en ese sentido son más suaves con ciertos colectivos. Destacan en el humor absurdo, y en las tramas surrealistas relacionadas siempre con la ciencia ficción y el universo creado por Justin Roiland y Dan Harmon, para el canal Adult Swim. El merchandising de la serie cada vez es más popular, y eso que entre una temporada y otra corren el riesgo de caer en el olvido. Han renovado por nada más y nada menos que 70 capítulos más. Hay ‘Rick y Morty’ para rato.

‘BoJack Horseman’

BoJack-HorsemanEl caballo bípedo también tiene largo recorrido en la pequeña pantalla. Netflix ha apostado por el drama ‘BoJack Horseman’ desde el verano de 2014, y este año ya va a estrenar la sexta temporada. La popularidad de BoJack y compañía ha ido creciendo a medida que avanzaban las temporadas, ahora tiene una legión de fieles seguidores, y unas tramas mucho más profundas. La ficción de Netflix no tiene nada que envidiar a otras comedias dramáticas de carne y hueso, con su ironía y sus estrambóticos dibujos han conseguido contar historias de a pie, con las que el público se puede sentir identificado. Sus personajes han ayudado a ello, y su característico humor, o el mal humor de Horseman, también ha sido importante en su ascenso.

‘Big Mouth’

Big-MouthPasamos a otra comedia, que es el género en el que este tipo de series se siente más cómodo, o el más abundante. ‘Big Mouth’ no tiene pelos en la lengua, y un capítulo de esta serie en una clase de la ESO podría ayudar más que cualquier charla sobre sexualidad. Son bastante vastos en algunas ocasiones, y cada vez tienden a exagerar más, como con el tema de las almohadas sexuales o los monstruos que se multiplican entre los adolescentes. Los adultos se pueden identificar con algunas tramas, pero lo más importante es pasarlo bien viendo ‘Big Mouth’. Netflix ha creado un nuevo monstruo, y cuidado porque puede crecer más cada año si saben llevarlo sin caer en el mal gusto.

‘F is for Family’

F-is-for-FamilyTras sus tres primeras temporadas, ‘F is for Family’ ha encontrado su espacio, también en Netflix. Lo que nos narran a través de dibujos animados lo podrían contar con personas de carne y hueso. Son historias de una familia «normal» de los años 70, con sus altibajos y problemas comunes. El protagonista, Frank, no sabe hacer frente a las adversidades y se frustra demasiado rápido, pagándolo con su familia, principalmente con su hijo mayor, al que parecer que odia. A Frank nada le sale como él espera, su mujer quiere sentirse útil y emprender, su hija pequeña es más ruda que su hijo, al que no le apasiona el deporte y es el más sensible de la casa. Las tramas que van surgiendo en el vecindario enganchan, sobre todo en la tercera etapa, con una especie de thriller como telón de fondo. Netflix lo está haciendo estupendamente con las series de dibujos animados, una nueva forma de reflejarse.

5/5 (2 Reviews)