Como ocurre habitualmente con las ficciones de Atresmedia, ‘Matadero’ se ha desinflado una barbaridad en pocas semanas. Empezó con un share superior al 20%, pero ha ido descendiendo hasta acabar entorno al 10% en el quinto episodio. No es cuestión de calidad, sino de consumo en televisión, y de la masiva publicidad que se hace del producto para el día del estreno, aparcando las promociones una vez emitido el primer capítulo.

A Antena 3 siempre se le ha dado bien anunciar a bombo y platillo sus estrenos, y es algo que la competencia cada vez hace más. Sin embargo, no sirve de mucho arrasar la primera semana, si después termina en números rojos, y en muchas ocasiones sin renovar la serie de turno. Esto es algo que probablemente le ocurra a ‘Matadero’, que ha perdido la mitad de seguidores y todavía le queda la otra mitad de la temporada por emitir.

A favor de ‘Matadero’

donde-se-rodo-la-serie-matadero-de-antena-3No es común que en un thriller no tengan complejos a la hora de ridiculizar a sus personajes. La narrativa de ‘Matadero’ es muy original, al menos para la televisión a la que estamos acostumbrados en España. El humor negro, y rozar el gore, juegan a su favor, convirtiéndola en una serie amena y fresca.

El plantel de actores se muestra creíble en su trabajo y cumplen con el propósito de la serie. Pepe Viyuela vuelve a meterse en la piel de un pringado, papel que suele bordar, en este caso con una pose más seria, pero con un fondo que nos puede recordar al Chema de ‘Aída’. Su hija, en la ficción y en la vida real, puede ser la revelación de la serie, igual que la cuñada del protagonista, decidida a meterse en líos, interpretada por una contundente Lucía Quintana. Mención especial para los maleantes de Miguel de Lira y Ginés García Millán, u otros dos actores con poca presencia hasta ahora, pero que siempre cumplen, Tito Valverde y Marta Calvó.

La labor de los actores y actrices es importante, pero le deben mucho al equipo de guionistas que ha creado a estos personajes que enganchan desde el primer momento. El vividor al que da vida Antonio Garrido es un tipo sin escrúpulos que es fácil que caiga mal, pero es tan necesario que se agradece que cada capítulo sepamos más sobre él, o sobre cualquiera de ellos mediante unos flashbacks un poco cutres, pero esclarecedores y divertidos.

En contra de ‘Matadero’

mataderoVisto el piloto no hay ninguna duda de que se han inspirado en ‘Fargo’ para crear este «thriller ibérico». Todo transcurre en un pueblo remoto de Castilla, y en la ficción estadounidense también se van a la periferia, rodeados de nieve en un pueblo en el que no suele ocurrir nada. Los homicidios se repiten en un corto periodo de tiempo, y tiene a los policías ocupados, y alucinados. En ambos casos la agente más inexperta es la que se vuelca con las muertes e intenta ver más allá de la casualidad, como apuntan sus vagos compañeros, que prefieren pasar página.

Lo que no creo que sean casualidades son las coincidencias entre las dos series, como el modo de tratar la muerte, llenas de humor negro, o mostrando sangre en varios planos de cada capítulo. La diferencia, negativa además, es que la serie española vuelve a jugar la baza del romance, múltiple además. Una de las víctimas pasa a ser verdugo rápidamente, y hasta termina teniendo un feeling muy especial con uno de sus matones, ella misma se salva de algún que otro lío gracias a otro hombre, interpretado por Tito Valverde. Por no hablar del personaje de Carmen Ruiz, a puntito de liarse con su jefe a espaldas de su marido. Estas tramas ya aburren y están muy vistas, no son necesarias en un thriller como este.

Probablemente la culpa sea de la duración. Es una de las últimas ficciones de Antena 3 que pasará los 70 minutos por episodio, o eso prometieron el año pasado. Al ser capítulos tan largos se ven obligados a meter relleno y tramas que no aportan nada, como los amoríos, para tirar a lo fácil. Con 50 minutos por capítulo ganaría muchos enteros, porque potencial no le falta.

1/5 (1 Review)