Un proyecto nuevo para RTPA

Llegó la hora de elegir al nuevo director de RTPA, pero los partidos políticos parecen no ponerse de acuerdo para ello.

Nosotros creemos que no es cuestión de nombres, es cuestión de proyecto. De nada sirve nombrar un nuevo director para que todo siga igual, para que nada cambie. Ha llegado el momento de dar un nuevo impulso a la Radio Televisión del Principado de Asturias, estancada desde hace bastante tiempo.

La nueva RTPA tiene que abrirse a los ciudadanos, ser transparente. Desde que se publiquen las actas de los Consejos de Administración, hasta que se informe del coste de cada uno de los programas que se emiten. Los asturianos tiene que conocer en que se gasta el dinero. Cada vez que hay oportunidad, se presume de ser la autonómica más barata… ¡Pues rindamos cuentas! Y no debemos olvidar que se debe realizar un plan de pago a proveedores que consiga reducir lo máximo posible el periodo medio de pago.

RTPA tiene que solucionar los problemas laborales y negociar con la plantilla un nuevo convenio. Un plantilla con la que tiene que contar para aumentar la producción propia y mejorar la calidad de los informativos. No hay que olvidar que los servicios informativos de la cadena son los que sustentan, en mayor medida, la audiencia de TPA.

Y tampoco se puede olvidar de los trabajadores de las subcontratas. Un personal que se esfuerza cada día por realizar lo mejor posible su trabajo, a cambio de una nómina que se queda corta. ¿Puede RTPA controlar esta situación? Debería intentarlo.

Son tantas las cosas que deberían de cambiar en la Radio Televisión del Principado de Asturias… Ahí están las adjudicaciones con el famoso “negociado”, que otorga poca transparencia a las licitaciones.

En cuanto a la programación… TPA debería de recurrir al concurso público en alguna ocasión. Algo tan sencillo como decir: “Necesito un programa de 10 a 12 de la mañana. Presupuesto máximo X.” Y que las productoras presenten propuestas, formatos originales que puedan tener… Así empezaríamos a mover un poco el sector audiovisual asturiano.

¿Y qué hay del asturiano? El asturiano no puede quedar relegado a programas de humor o entretenimiento. Una buena forma de proteger y promocionar la lengua asturiana sería la realización de un informativo íntegramente en asturiano y el doblaje de series y películas, sobretodo enfocadas al público infantil.

La nueva RTPA no debe olvidarse de los deportes. En Asturias no existe solo el fútbol. Hay decenas de deportes deseando que TPA retransmita sus competiciones en directo.

Ah y no se olviden de la Radio. Como ya dijimos en otro artículo es la gran olvidada. Ella sí que necesita más recursos y reestructurar sus contenidos y programación.

Y podríamos seguir escribiendo más cosas, pero con estas líneas creemos que se demuestra que la dirección de RTPA no es cuestión de nombres, sino de proyecto.


3 opiniones en “Un proyecto nuevo para RTPA”

  1. Muy bien este artículo. Toca todos los puntos importantes que atañen a la radiotelevisión pública asturiana empezando por lo principal: no es cuestión de caras, sino de proyecto.
    Si queremos que esto cambie, es imprescindible que este discurso, integral, con una visión colectiva de lo que es un medio de comunicación público se abra paso en diferentes ámbitos: entre trabajadores, productores, periodistas, administradores…

    Desojar la margarita para elegir director general es enterrar en vida la RTPA para otros diez años y que los mismos de siempre se repartan lo púbilco para beneficio de cuatro.

  2. totalmente de acuerdo con este artículo, pero hay una cosa que nun entiendo. ¿Por qué los políticos no cuentan con la gente que escribe estas cosas aquí y en otras publicaciones? Dicen cosas sensatas, aunque igual ye por eso. Otra cosa es que seguimos sin saber la composición del consejo de administración de tpa, que me imagino que volveremos a ver a exalcaldes. Ya veo que todo seguirá igual

  3. También habría que hablar de los sindicatos que hay en la rtpa. Sólo miran por sus intereses particulares, pasando de los que no son de su cuerda. Y los que más ruido hacen, pintan paredes y denuncian chanchullos, son los primeros en chanchullear con las horas sindicales para usos particulares y vaguear aprovechándose de su inmunidad, convocar falsas huelgas siguiendo los dictados políticos de sus superiores y engañando y presionando a sus compañeros.

    Esta sociedad está podrida. Desde los sindicatos, hasta los dirigentes políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *